Escucha esta nota aquí

Con el traslado del mercado Los Pozos, el gobierno municipal de Santa Cruz de la Sierra anunció un plan de revitalización del parque El Arenal. El arquitecto cruceño Virgilio Suárez da algunas pautas de cómo debería hacerse este plan para que no fracase nuevamente.

 La Alcaldía ya anunció su plan para revitalizar el parque El Arenal y las zonas aledañas, a partir del traslado del mercado Los Pozos.

¿Cómo ve usted esto?
En principio, los que hemos estudiado la parte urbana y conocemos los problemas relacionados con esto en Santa Cruz, vemos que muchos temas son abordados de manera muy simplista, se reduce un poco la visión integral y global de la ciudad, por lo tanto se hacen a veces intervenciones, como la de El Arenal -cuando se lo encerró-, que logran una reducción de la dinámica que tenía este lugar. La enseñanza de todo esto nos dice que los proyectos urbanos están condicionados, están relacionados con otro proyecto, y al no considerarlos pueden estar condenados al fracaso.
Así sucedió con algunos proyectos de peatonalizar el centro, porque no se entiende, básicamente, como en el caso de El Arenal, dos problemas que son gravitantes en el éxito del mismo. 
Me refiero al tema de la conectividad de la movilidad urbana: si no existe un plan global para alimentar el área central, vamos a tener serios problemas de funcionamiento. Esto está condicionado al tema de movilidad, de transporte público.
Y por otro lado estamos condenados a la existencia del mercado Los Pozos. Si no existe una adecuación de cómo va a quedar el mercado, de ninguna manera ese proyecto va a tener viabilidad para una conectividad. 
Creo que estos intentos si no se los trata en paralelo a los problemas de conectividad y acceso urbano, si no se los trata en relación con el mejoramiento del paisaje urbano y con la recuperación del espacio público, van a tener serios problemas para salir exitosos.  

¿Usted cree que no se puede hablar de ‘revitalización’ de El Arenal si no se le quita el actual encierro que tiene?
Absolutamente. Yo creo que la sociología urbana moderna hace que la gente se sienta más segura cuando hay más gente, pero nunca que se la encierre. Si uno se fija, después de las 21:00 el parque entra en una letanía total. En principio, el argumento principal era que se lo encerró para que no entren los vendedores ambulantes, luego por la seguridad, pero nosotros vemos el comportamiento y prácticamente los vendedores ambulantes siguen estando de la misma manera y la seguridad no ha mejorado.  

Sobre el tema de la conectividad y de la peatonalización de este área, ¿usted qué sugiere?
El problema es que a veces se pretende peatonalizar y quién no va a estar de acuerdo en que se camine en la ciudad, pero para caminarla usted tiene que asegurar el traslado de la corta y larga distancia que la gente va a caminar. Al no tener los puertos ni las avenidas adecuadas de ese flujo de transporte público, esto hace que cualquier intento de peatonalizar sea un fracaso, como se ha fracasado en el área del centro histórico. Esto no se lo quiere ver en esa magnitud, se cree  que es un problema de estar en contra de los peatonales y no es así, simplemente que hay que pensar. Si por ejemplo la avenida 9 de Julio de Buenos Aires quieren peatonalizarla, es porque la gente llega por los metros, que son subterráneos. Es decir, hay un transporte público, hay una movilidad de la gente masiva que puede llegar. En cambio, si usted cierra las peatonales, ¿cómo se va a llegar ahí? No hay un plan integral. 

¿Usted qué sugiere?
Nosotros en su momento, justamente con la plaza 24 de Septiembre, reconocimos varias estrategias, una de ellas consistía en que se revitalice el área central a partir de ir recuperando, por ejemplo, las escuelas públicas; en este momento ya han dejado de funcionar como escuelas básicas.  Respecto a las iglesias, es una tendencia que ahora ellas se vayan cerrando, ahora hay que abrirlas. Hay que comenzar a articular esa red de espacios públicos porque es una tendencia inevitable. No puede ser que en Santa Cruz, que tenemos una vida nocturna tan, digamos favorable, la Alcaldía, la Gobernación, el Goethe Zentrum, la Casa de la Cultura, estén cerrados. Entonces, es un contrasentido del famoso eslogan del 24/7 justamente para el espacio público. Yo creo que eso es un clamor de la gente, que quiere recuperar el espacio público y que se programen actividades culturales no solo los jueves, sino todos los días.