Escucha esta nota aquí

Se cansaron del arte callejero. La administración municipal de Quito (Ecuador) le declaró "la guerra" a las pintadas (grafitis) de las calles y pidió colaboración a los ciudadanos ecuatorianos.

El alcalde de la urbe, Mauricio Rodas, tildó estos actos como vandalismo. "Le hemos declarado la guerra al grafiti", expresó en un programa radial y enfatizó que no se refiere a las pintadas artísticas.

Detalló que la "guerra" se ha declarado a los a los "grafitis vandálicos, ese grafiti que afecta la propiedad tanto pública como privada y, de manera particular, en el centro histórico", según publicó EFE.

Para limpiar las pintadas han realizado "mega" trabajos comunitarios en el centro histórico, catalogado, en 1978, como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Rodas añadió que con el Instituto Metropolitano de Patrimonio prevén llegar "hasta el mes de agosto pintando más de 1.500 edificaciones patrimoniales" en el centro histórico de la capital ecuatoriana.