Escucha esta nota aquí

Las clases se reiniciaron ayer con un alto porcentaje de ausentismo en el colegio Antonio Vaca Díez (primaria), de Cobija. La mayoría de los niños, que el jueves sufrieron intoxicación después de consumir el desa-yuno escolar, se encuentran en proceso de recuperación, informaron en la dirección del establecimiento educativo.

En algunos cursos no hubo avance en las materias y en otros casos, fueron enviados a sus casas. Hasta ayer al mediodía ni el Servicio Departamental de Salud ni las autoridades educativas habían recibido el informe oficial sobre lo que provocó la intoxicación a 504 personas, entre escolares y adultos, aunque extraoficialmente se mencionó que el problema se debió a una enfermedad transmitida por alimentos (ETA), y que fue causada por las bacterias ‘estafiloco aurius y bacilus serius’.

El jueves 21, los afectados consumieron sándwiches de pollo, con choclo y mayonesa, además de una limonada que formaban parte del desayuno escolar.

Pago de atención
La atención de las 504 personas intoxicadas en 11 establecimientos de salud ocasionaron un gasto de Bs 100.000, monto que debe cubrir el gobierno municipal de Cobija, responsable de la distribución del desayuno escolar.

Johnny Choque Condori, director del hospital Roberto Galindo, advirtió que la Alcaldía, como encargada de licitar y contratar a la microempresa que entrega el desayuno escolar en el Antonio Vaca Díez, debe cubrir los gastos. Para cumplir con ese trámite se conformó una comisión para conocer todos los datos sobre los costos de los medicamentos utilizados en ese caso de emergencia.

“El hospital Roberto Galindo ha aportado más de Bs 50.000, porque además de sacar y utilizar todos nuestros insumos y reservas, enviamos cajas y cajas de medicamentos a los centros de salud, además de sueros que era lo que más se necesitaba en este caso”, refirió Choque.
Dicho nosocomio es el único hospital de segundo nivel en la capital pandina y atendió a más del 50% de las personas que sufrieron intoxicación. Los otros pacientes fueron transferidos a la Caja Nacional de Salud, a la Caja Nacional del Servicio de Caminos y a dos clínicas privadas. Otras fuentes confirmaron que esos centros dispusieron de al menos otros Bs 50.000 para la atención médica de los estudiantes y de los profesores afectados.

Se intentó conversar con el alcalde de Cobija, Carmelo Vargas, pero no se pudo. Sin embargo, fuentes consultadas dijeron que en una reunión del COE?departamental, las autoridades municipales de Cobija se comprometieron a devolver a los centros de salud lo utilizado el jueves y viernes con los intoxicados.

Alimento
La Alcaldía mantuvo la instructiva de suspender la entrega de 10.500 raciones del desayuno escolar en las escuelas del municipio de Cobija y se estima que el servicio será restablecido en la gestión del nuevo alcalde, que se iniciará el lunes 1 de junio, informó ayer el Sistema Pandino de Comunicación, canal 15.

Por su lado, las propietarias de la microempresa proveedora del desayuno escolar en el colegio Antonio Vaca Díez, Rita Benítez y Maagalí Castro, recibieron alta del fin de semana después de permanecer internadas desde el viernes en la Caja del Servicio Nacional de Caminos a consecuencia de una crisis de hipertensión.

En la Fiscalía del Distrito de Pando se informó de que las microempresarias serán convocadas a declarar una vez reciban el informe oficial de laboratorio que determine si la intoxicación masiva se debió al desayuno escolar entregado el jueves 21