Escucha esta nota aquí

El ex gobernador y candidato a la Gobernación de Santa Cruz por el Movimiento Demócrata Social (MDS), Rubén Costas, afirmó que el Gobierno nacional busca su "muerte civil" y que trata de involucrarlo nuevamente en el caso terrorismo.

Costas sostuvo que existe una desesperación en el Movimiento Al Socialismo (MAS) porque, según las encuestas, los Demócratas conseguirán una victoria en Santa Cruz en las elecciones subnacionales del 29 de marzo.

"El Gobierno no va a descansar hasta que me mate civilmente", manifestó el candidato tras señalar que no teme a que le inicien otro proceso por el caso terrorismo como lo anunciaron los representantes del Ministerio Público que, según Costas, son manejados por el Ejecutivo.

Asimismo, desafió al exfiscal Marcelo Soza a que le inicie otro proceso y que llegue a Bolivia para ese cometido.

Soza aseguró desde la clandestinidad que Rubén Costas se reunión en varias oportunidades con Eduardo Rózsa, líder del presunto grupo separatista.

"Otra vez al payaso ese (Marcelo Soza), que me meta pues otro juicio, que tenga la valentía de venir aquí, que se junte otra vez con su patrón (Álvaro García) Linera, a hacerme lo que me hacía. Ahora, ¿qué otro patrón tiene?, pero tampoco no le tengo temor, que el fiscal me va a investigar, háganme el favor", dijo.

Los sobrevivientes a la balacera en el hotel Las Américas de Santa Cruz de la Sierra en abril de 2009, Elöd Tóásó y Mario Tadic, miembros del supuesto grupo terrorista, quienes se sometieron a un juicio abreviado
y fueron sentenciados a cinco años y 10 meses de presidio tras aceptar la culpabilidad de los delitos, aseguraron en sus declaraciones que Rubén Costas se reunió con Rózsa.

Al respecto Soza reafirmó que el Gobierno le impidió investigar al ex Gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas Aguilera por sus vínculos con Eduardo Rózsa, y que el sentenciado Juan Kudelka "siempre fue un peón" en el caso terrorismo I en el cual la fiscalía pactó sentencias leves a favor de cuatro acusados.

Expedientes perdidos

La audiencia en el caso de supuesto terrorismo se suspendió este martes al final de la tarde de manera abrupta.

El juez Sixto Fernández manifestó que se perdieron 11 cuerpos de los expedientes del caso. Al final se conoció de manera extraoficial que los documentos habían aparecido. El juicio se reinicia este miércoles, a las 9:30.