Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales calificó a Santa Cruz como la región más insegura del país, debido a los constantes delitos violentos registrados, muchos relacionados al tráfico de sustancias controladas y cuantiosos robos.  

"Bolivia es uno de los países que tiene cierta seguridad, pero observa mayor inseguridad en Santa Cruz, es el departamento más inseguro. Lamento que alguna gente viene a traficar con droga", sostuvo el primer mandatario durante el 78 aniversario de la Academia Nacional de Policías (ANAPOL). 

Explicó que antes era Cobija la región en la que se registraban entre tres a cuatro muertes por ajustes de cuenta en una semana y que gracias a un trabajo coordinado se disminuyeron esos índices de delincuencia, trasladándose esas actividades ilícitas a otras partes del país. 

"En Cobija había cada semana tres o cuatro asesinados y hemos pedido a los comandantes hacer operativos. Ahora tenemos problemas en Yacuiba, Santa Cruz, la ciudad de El Alto, donde la gente pide mayor seguridad", manifestó Morales.

La autoridad exigió a los uniformados mayor dedicación y cuidado de la parte física, en lugar de "estar perdiendo el tiempo chateando con sus celulares". Abogó para que exista representantes del verde olivo en los juegos Odesur. 

Además, señaló que cuando inició su mandato existían en el país 25.000 uniformados, número que se incrementó a 37.000 ahora. "Creemos que es importante ampliar el servicio para el pueblo boliviano", aseveró el presidente.

"Es importante comprometernos con esos servicios de seguridad. En necesario saber obedecer para saber mandar. Hay un mano único y las quejas que yo tengo es que algunos oficiales solo saben mandar y no acompañar para dar seguridad al pueblo", reprochó Morales.

Palabras del presidente en la ANAPOL:,

,


Los datos

De acuerdo con informes de las tasas de criminalidad, realizados en la región, en Bolivia hay 10,2 homicidios por cada 100.000 habitantes, siendo el promedio latinoamericano de 27 por los mismos 100.000 pobladores.

Según se conoce, la cifra otorga cierta tranquilidad a las autoridades bolivianas que elaboran los planes de seguridad, aunque la meta sigue siendo bajar este indicador hasta tres homicidios por cada 100.000 habitantes, tal como registra Chile, que es el país con la cifra más baja de violencia en la región.