Escucha esta nota aquí

El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores (RR.EE.) de la Cámara de Diputados de Chile, Jorge Tarud, consideró una "provocación" la anunciada visita a su país del expresidente Carlos Mesa, para reunirse con chilenos que favorecen una salida al mar para Bolivia.

Mesa es el portavoz internacional de la demanda que Bolivia presentó contra Chile en La Haya y su visita, según el parlamentario "es una estrategia" para "confundir a la comunidad internacional".

"Chile vive una plena democracia y, en consecuencia, el expresidente Mesa tiene absoluta libertad para venir a nuestro país. Sin embargo, la estrategia que está detrás es introducir una cuña divisoria entre los chilenos, para demostrar que en Chile también existe apoyo para su demanda", subrayó en declaraciones a los periodistas.

Bolivia demandó en 2013 a Chile ante la Corte de La Haya en busca de que ese tribunal obligue a ese país a negociar y concederle una salida soberana al Pacífico, de la que carece desde que perdió una guerra contra Chile en el siglo XIX.

Chile sostiene que todos los asuntos fronterizos con Bolivia quedaron resueltos en un tratado suscrito en 1904, 25 años después del conflicto, y sobre esa base cuestionó la competencia del tribunal de La Haya para conocer pronunciarse sobre el asunto.

Apoyo a Bolivia en Chile 

Jorge Tarud admitió el domingo que "existen chilenos" que apoyan una salida al mar para Bolivia, pero subrayó que "la inmensa mayoría de los chilenos, que según las encuestas bordean el 90% y más, es contrario a que Chile regale territorio".

"Esta estrategia de Mesa constituye una provocación y está destinada a confundir a la comunidad internacional y también a la propia Corte Internacional de Justicia de La Haya", afirmó el parlamentario, del socialdemócrata Partido por la Democracia (PPD).

Entre los chilenos que apoyan la demanda boliviana Tarud mencionó al dos veces excandidato presidencial Marco Enríquez-Ominami, "que en el pasado reciente fue a Bolivia y dio una conferencia de prensa junto al presidente Evo Morales apoyando la demanda en contra de Chile".

"La ciudadanía debe juzgar este comportamiento absolutamente inaceptable de que un chileno, que más aún pretende ser presidente de Chile, actúe abiertamente en contra de los intereses de nuestro país", apostilló.

Emplazo asimismo a Enríquez-Ominami a "transparentar ante la opinión pública chilena quién financia sus continuos viajes a Bolivia para apoyar la demanda en contra de nuestro país".

Por otro lado, el presidente de la comisión de RR.EE. espera que el Gobierno de Chile, "no reciba al señor Mesa, porque de lo contrario se emitirían confusas señales hacia la comunidad internacional sobre este tema".