Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales lamentó que el dinero del Fondo Indígena fuera distribuido como panfletos, sin ningún tipo de fiscalización y generando ahora varias denuncias de corrupción incluso contra algunas autoridades y excandidatos. 

"Es una obligación hacer control correspondiente, quiero que sepan. Por más que lleve el nombre de Fondo Indígena sigue siendo un fondo fiscal, fondo del pueblo, recursos económicos del pueblo. No porque es Fondo Indígena podemos panfletear esa plata", lamentó el primer mandatario en Tarija. 

Explicó que los millones y millones de bolivianos del emprendimiento estatal deberían servir para fortalecer iniciativas productivos en las regiones más necesitadas. Repudió duramente el comportamiento de algunos dirigentes campesinos.

"Lamentablemente esta dejando mucho que desear el comportamiento de algunos dirigentes que estaban en el Fondo Indígena, pero no es todo el movimiento campesino. No todos somos iguales y ahí debemos hacer la fiscalización necesaria", agregó Morales.

Aseguró que es enemigo que el dinero se utilice como "negocio para algunos" representantes de las organizaciones sociales y reiteró que deben darse las sanciones severas a quienes hacen quedar mal al movimiento campesino.  

Hasta el momento, se identificó un posible daño económico de 71 millones de bolivianos en 153 proyectos con irregularidades. Se dispuso una intervención desde el ministerio de Transparencia y las denuncias salpicaron a más de una decena de dirigentes, exautoridades y excandidatos del MAS.