Escucha esta nota aquí

Una avalancha de barro y residuos minerales provocada por la ruptura de los diques de dos depósitos de desechos de un complejo minero sepultó decenas de viviendas en siete distritos de la ciudad brasileña de Mariana y dejó al menos 17 muertos, 16 heridos, 13 desaparecidos y 530 damnificados.

Las cifras fueron divulgadas ayer en una rueda de prensa conjunta del Cuerpo de Bomberos del estado de Minas Gerais (sureste de Brasil) y de la empresa Samarco, propietaria de la mina y cuyo control es compartido por la brasileña Vale y la australiana BHP, dos de las mayores mineras del mundo.

El accidente por causas aún desconocidas ocurrió hacia las 16:20 hora local del jueves y transformó los poblados en los alrededores de Mariana en campos arrasados y cubiertos por un alud de barro que destruyó o cubrió todo lo que encontró a su paso hasta una distancia de 60 kilómetros.

Tanto la víctima fatal ya confirmada como los 13 desaparecidos son empleados de Samarco que trabajaban en los depósitos de residuos minerales y no tuvieron tiempo de evacuar la mina. La empresa no contaba con alarmas para avisar sobre el siniestro