Escucha esta nota aquí

El clásico cruceño 181 de la Liga terminó en polémica debido a las decisiones del árbitro cruceño Ivo Méndez, que se equivocó al anular un tanto legítimo al argentino César Pereyra a favor de Blooming por una supuesta posición adelantada cuando el atacante estaba habilitado por el capitán de Oriente. La actuación del juez no estuvo a la altura de un partido importante.

A los 43 minutos del primer tiempo, un tiro de esquina ejecutado desde la zona derecha encuentra la cabeza de Hugo Bargas, que se anticipa al paraguayo Jorge Paredes, el débil cabezazo del franco-argentino salió como un pase al ‘Picante’, que anotó el 1-1 casi cayéndose.

Inmediatamente después del tanto del delantero argentino, el primer asistente de Méndez, Carlos Tapia, levantó el banderín cobrando el fuera de juego e invalidando una acción que era legítima, pues el uruguayo Marcel Román se encontraba habilitando a todos los jugadores de Blooming en el área refinera. El árbitro le dio la derecha al juez de línea en la acción, provocando la ira de los hinchas celestes.

Penal de Paredes

A los 35 minutos del primer tiempo, el árbitro Ivo Méndez estuvo nuevamente en el ojo de la tormenta, ya que los fanáticos de Blooming explotaron porque el referí no cobró un penal por una supuesta mano de Jorge Paredes en el área de Oriente. El jugador trató de rechazar el balón y el balón rebotó en su brazo derecho, el juez decidió que el partido siga sin cobrar la pena máxima.