Escucha esta nota aquí

Afanes electorales para frenar una virtual victoria del bloque demócrata frente al proyecto masista, es lo que observa Rubén Costas detrás de las declaraciones del exfiscal del caso terrorismo, Marcelo Soza.

Ayer fue la segunda aparición pública que hizo Costas desde que dos procesados por el caso terrorismo y el exfiscal, por separado, lo acusaran de haberse reunido en tres oportunidades con el supuesto líder del grupo terrorista Eduardo Rózsa y con el vicepresidente Álvaro García.

Tras el ‘breve receso’ (sábado estuvo por Minero y Fernández Alonso y el domingo y lunes no apareció) en las actividades electorales, Costas, que es sindicado por Elöd Tóásó y Mario Tadic de tener reuniones con Rózsa, no escatimó críticas ni se guardó adjetivos para referirse a las declaraciones del exfiscal Soza.

“Ahora resulta que este tipo (Soza) es Torquemada, también fue cuando estaba con otros patrones que era el Gobierno y eran servil a ellos y ahora tiene a otros patrones, pero lo raro es que ni él ni sus patrones hacen lo que yo hago, yo estoy aquí y doy la cara”, expresó el exgobernador, asegurando que jamás se reunió con Rózsa ni tuvo reuniones secretas con el ‘vice’. No obstante, añadió que si detrás de él se hicieron “cosas”, pues se debe investigar.

El que sí citó nombre y apellido del supuesto empleador de Soza fue el diputado de UD Tomás Monasterio. Afirmó que el exfiscal del caso terrorista ahora responde al extitular del Comité pro Santa Cruz, Branko Marinkovic, que coincidentemente está fuera del país, radicando en Brasil al igual que Soza.

“Ahora el exfiscal Soza no trabaja para el Gobierno, trabaja para Branko Marinkovic; ellos no están aquí para defender ni poner la cara en este país”, afirmó, desafiando al exlíder cívico a retornar para enfrentar el proceso judicial. EL DEBER intentó conocer la versión de Marinkovic, pero no fue posible.

“No se politizará el caso”
Por otro lado, el ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, dijo ayer en La Paz que el Gobierno no pretende politizar el caso terrorismo, a propósito de las declaraciones de dos de los sentenciados, Tadic y Tóásó, que revelaron que el exgobernador Costas habría contratado a Eduardo Rózsa para realizar acciones separatistas.

“El Gobierno ni va politizar, ni va electoralizar este tema, que es eso lo que quiere el señor Rubén Costas, eso quiere la ultra derecha", agregó.
Para Moldiz, con las sentencias de Ignacio Villa Vargas, Juan Kudelka, Mario Tadic y Elöd Tóásó, que se inculparon para someterse a un proceso abreviado, se confirma que hubo intento de separatismo y terrorismo en Bolivia.

El ministro aseguró que en Bolivia ya es preciso el "peligro del separatismo, del terrorismo, ni del golpe cívico prefectural", porque hay estabilidad política económica y social