Escucha esta nota aquí

Su discurso es frontal. El presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, inició su primera jornada en la VII Cumbre de las Américas con una frase dura contra Estados Unidos y ante un medio televisivo estadounidense, CNN, donde dijo: “Hay algunos países, como EEUU, que cuando no pueden derrocar a (Nicolás)?Maduro en Venezuela con agresiones económicas, ni políticas, ni con dictaduras militares, quieren hacerlo por decreto”.
Segundos antes había advertido: “En América Latina, siglo XXI, no puede haber patrones ni obreros, somos colegas presidentes que necesitamos el mismo respeto”.

Durante toda la jornada, en diferentes escenarios paralelos a la cumbre, Morales ratificó su condena a EEUU y al sistema neoliberal. De entrada, aprovechó una conferencia con la prensa internacional para enfatizar que “el peor error del presidente (Barack)?Obama ha sido que mediante un decreto intervenga Venezuela, declarando que ese país es una amenaza”. Luego, en la Cumbre de Movimientos Sociales ratificó: “En Venezuela, (EEUU) no puede echar al presidente con golpe de Estado. Ahora quiere derrocar a Maduro por decreto”.

Neoliberalismo “fallido”

Según Morales, una de las profundas diferencias con la política de EEUU y del neoliberalismo es que los servicios básicos, principalmente el agua, no deben ser un negocio privado, sino un derecho humano.
Confirmó que no tenía previsto una reunión con el presidente Obama en el marco de la cumbre, pero sí expresó su deseo de tener relaciones diplomáticas, de inversión, de cooperación, de solidaridad y complementariedad, pero no de competitividad. “Cuando se trata de competitividad hay grupos que se enriquecen y muchos se empobrecen”, dijo.

“El neoliberalismo es un modelo fallido en América Latina y quienes nos hemos liberado de este, ahora estamos mejor que antes, económicamente, ese es el caso de Bolivia”, recalcó y volvió a acusar a EEUU de intentar dividir a los países para saquear sus recursos.

Cautela sobre el mar

En más de dos oportunidades, el presidente Morales fue consultado sobre si hablará de la demanda marítima de Bolivia en la cumbre, a pesar de que no estará presente la presidenta chilena, Michelle Bachelet, a lo que el mandatario respondió que el tema ya está en La Haya donde Bolivia dará “batalla por sus derechos” y agradeció el apoyo que recibió de los presidentes de casi toda América Latina, incluyendo a cuatro expresidentes de EEUU como Jimmy Carter y Bill Clinton, además del papa Juan Pablo II a favor de un retorno al mar con soberanía