Exhibiendo las imágenes de una cámara de seguridad que registró el accidente del sábado en la avenida Cristo Redentor, donde murieron tres personas, el coronel Alfonso Siles, subdirector de Tránsito, manifestó que todo fue provocado por el exceso de velocidad y la impericia del conductor causante de la desgracia, un adolescente de 17 años que manejaba sin licencia una vagoneta Nitro de su padre.

En la colisión murieron Bernhard Otto Braun (67), Ana Sofía Busch de Braun (70) y Luca Braun Salek (5). Resultaron heridas otras cinco personas.

“Hubo un exceso de velocidad y falta de precaución del conductor L.A.A. Puede ser que por la velocidad y la impericia del conductor joven, digo impericia porque no está habilitado legalmente para ir al mando de un vehículo, vio que iba a colisionar con un motorizado de adelante y a raíz de esto hizo una maniobra evasiva, lo cual lo descontroló hasta colisionar con la Nissan Pathfinder que fue prensada contra el poste de señalización”, dijo Siles.

Audiencia por la mañana
El adolescente infractor declaró ayer en la Clínica del Accidentado, donde se recupera. La fiscal Gloria Trigo señaló que el joven pidió disculpas a la familia doliente y reconoció ser el conductor que provocó el choque, aunque negó que circulara a gran velocidad.

La fiscal imputará el delito de homicidio en accidente de tránsito y citará a su padre, pues no descarta ampliar la imputación contra él. El abogado Fabio Joffré, asesor de la parte civil, se querelló contra el menor y contra su progenitor, porque considera que tiene directa responsabilidad al haber confiado el vehículo a su hijo.

“Honestamente, no dí permiso a mi hijo para que manejara; quiero que él acate lo que diga la ley, si me citan, iré donde sea”, manifestó el progenitor del adolescente infractor.

La audiencia será a las 11:00 en el juzgado de la magistrada Shirley Becerra