Escucha esta nota aquí

Fueron liberados los cuatro ciudadanos potosinos que permanecieron tres días en la cárcel de San Pedro en La Paz. La jueza suplente primero de instrucción en lo penal, Lía Cardozo, revirtió la detención preventiva y dispuso medidas sustitutivas.

Arraigo ante la Unidad de Control Migratorio, la firma de un cuaderno de asistencia en la Fiscalía de Potosí y la presentación de un garante personal  contempla la disposición judicial, emitida hace algunos minutos.

Juan Carlos Paco, periodista de la radio "Líder" de esa región del país, Agustín Mendoza, Fabián Choque y Jorge Coparico fueron acusados por los delitos de atentados contra bienes y funcionarios del Estado, y por causar estragos, el pasado miércoles durante la protesta en La Paz.

Su liberación fue la principal condición para que se retome el diálogo entre la dirigencia del Comité Cívico Potosinista (Comcipo) y ministros de Gobierno, misma que tropezó con varias dificultades durante esta jornada.

Cinco mesas de trabajo

Tras casi dos horas de conversaciones, se definió otro cuarto en sala para consensuar la forma de trabajo. Tanto el sector de mineros como el de universitarios solicitaron que se pase a dialogar en comisiones temáticas en busca de soluciones para los 26 puntos del pliego de demandas, pedido que fue aceptado por el Gobierno.

Las cinco mesas de trabajo que serán instaladas son cinco: trabajo, infraestructura física, medio ambiente, minería, producción y social. 

Durante esta jornada se registraron gritos, acusaciones y mucha tensión en un nuevo encuentro entre ambas partes. Incluso el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, afirmó que "la revictimización tiene patas cortas", en referencia a la actitud asumida por los movilizados.

Dirigentes de la marcha respondieron que el Gobierno no los acuse de "terroristas", como lo hacen varios mensajes difundidos en medios de comunicación estatales. Aseguraron que solo presionan por las demandas de su pueblo. 

¿Qué trabajo se realizó ayer? Diálogo logra acuerdos

Antes de eso, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, había afirmado que "está de buen tamaño" el conflicto generado por los manifestantes. Los instó a asumir una postura seria, sin condicionar el diálogo a la liberación de sus cuatro compañeros, porque esa es una decisión judicial y no del Ejecutivo. 

"No hagan perder el tiempo, compañeros, esto ya está de buen tamaño. Los ministros tienen muchas obligaciones. Todo tiene un límite", dijo la autoridad molesta ante las constantes trabas para avanzar con el pliego de 26 puntos de Potosí. 

Pese a la divergencia entre la Universidad Tomás Frías y los mineros asalariados, se definió postergar para mañana el encuentro y esperar los resultados de la audiencia de las personas que fueron enviadas con detención preventiva a la cárcel de San Pedro. 

Otro punto de consideración es la modalidad del debate, hasta ahora realizado en plenaria. Existe el planteamiento para que se opte por la conformación de mesas para acelerar el análisis de los 26 puntos del pliego  

Transmisión genera conflicto
?

Esta mañana no se pudo concretar la cita, debido a que el canal estatal no transmitía las conversaciones, no había certidumbre sobre la presencia y firma de documentos por parte del presidente Evo Morales a la conclusión de la cita. 

"Señor ministro (Quintana), no estamos siendo honestos con el pueblo boliviano (...) Hemos demostrado la honestidad, sinceridad al venir a este diálogo. ¿Es serio o no es serio el trabajo?", retrucó el dirigente a primeras horas de la jornada.

Afirmó que en algunos medios de comunicación el viceministro de Coordinación con los Movimiento Sociales, Alfredo Rada, y la ministra de Comunicación continuaron atacando a la dirigencia cívica y negando que Morales rubrique los acuerdos alcanzados. 

Conoce más: ¿Qué es lo que Potosí exige al Gobierno?

Hoy se cumplen 22 días de paro cívico en Potosí, aunque con menor tensión que en días pasados cuando se cortó la energía eléctrica y se montaron decenas de vigilias en esa capital por miedo a un cerco de campesinos. 

Momentos de tensión en el diálogo:,

n