Escucha esta nota aquí

M.A. de 45 años, mostraba un golpe en la cabeza y señalaba que recibió un golpe con un laque y que fueron sacadas a golpes además de ser gasificadas. Así también manifestaban que fueron sacadas dejando su dinero, ropa y todas sus pertenencias en el penal

A.B. contó que a las 2:00 de la madrugada estaban alertados de la requisa y que se reunieron en la cancha y que al ver la entrada de policías empezaron a gritar consignas contra los uniformados y se desató la gasificación y la violencia. "Entraron a mi cuarto en el pabellón 17, me sacaron de los cabellos me golpearon con un laque y nos insultaron a todas", señaló.

Las mujeres que según el cálculo de ellas mismas son más de 150 y varias decenas de niños fueron llevadas hasta la puerta de ingreso de la penitenciaría y a las 6:00 sacadas a la calle. Se observaba a varias descalzas, con niños poco abrigados en medio de la llovizna. "Nos largaron a la calle sin nada, nos registraron todo, par que no saquemos dinero. Yo vendo comida adentro y mi capital y todas mis pertenencias me las quitaron", dijo una joven de 21 años que evitó dar su identidad. 

Un llanto generalizado se vivía después de las 9:00 pues tras exigir información sobre lo que pasaba dentro, las mujeres fueron gasificadas por la Policía que con ayuda de canes las hicieron retroceder a una cuadra del frontis del penal. 

En sus testimonios las mujeres hablaban de que les apuntaron con armas de fuego, que en la.oscuridad escuchaban balazos, que vieron a internos que eran heridos y golpeados. "Los pasillos estaban todos llenos de sangre, si a nosotros nos golpearon e insultaron así, imagínense a nuestros maridos", señalaba una de las mujeres.