Escucha esta nota aquí

En un acto supervisado por la fiscal Pura Cuéllar se dio cumplimiento ayer a la exhumación del cuerpo de Juan Antonio Elío Rivero, enterrado en el cementerio General después de su muerte en agosto de 2014.

Elío y otras personas fueron acusados de vejámenes y torturas a ciudadanos opositores al régimen en la dictadura de Hugo Banzer en la década de los 70.

Familia, molesta
La exhumación obedece supuestamente a que familiares de los fallecidos Rainer Ibsen Cárdenas (hijo) y José Luis Ibsen Peña (padre) dudan de que el cuerpo en cuestión sea el de Elío. Por lo tanto, se dispuso la toma de muestras de tejido del difunto y la extracción de sangre a Luis Fernando Elío Antelo (hijo) para hacer una comparación de ADN y de ese modo salir del dilema.

“Estamos cumpliendo con la ley como corresponde, a pedido de la señora Ibsen, pues ella dice que hemos enterrado piedras en el cajón de mi padre. Creo que con esto se tiene que acabar la joda, pues el perjuicio sicológico a mi familia es grande”, dijo Elío hijo.

Rebeca Ibsen indicó que no ha solicitado la exhumación de Elío, puesto que está segura de la muerte. La mujer añadió que solo pide la devolución del cuerpo de su padre que el 28 de febrero cumplirá 42 años de desaparecido