Escucha esta nota aquí

Bajo el argumento de una "decisión orgánica", las seis federaciones del Trópico de Cochabamba determinaron sancionar con la pérdida de sus catos (plantaciones) y expulsarlos de esa organización a ocho autoridades electas con la oposición.  

"Ellos, creo que son ocho, dos en Entre Ríos y dos en Shinaota con sus suplentes pueden trabajar en los concejos donde han sido elegidos pero ya no podrán ser cocaleros", señaló el vicepresidente de ese gremio Leonardo Loza, a radio Fides. 

La determinación surge luego del ampliado que tuvo el primer mandatario, Evo Morales, con sus bases el pasado fin de semana. Las personas penadas postularon en las elecciones subnacionales bajo la sigla del frente opositor Único. 

Se conoce que entre los afectados se encuentran cuatro concejales titulares y similar número de suplentes, quienes no podrán producir la hoja verde, pese al Decreto que Carlos Mesa aprobó cuando era presidente, que asegura un cato de coca para cada familia del sector. 

La medida, según conoció EL DEBER, implica que los opositores sean borrados del sistema de la Unidad de Desarrollo Económico y Social del Trópico (Udestro), por lo que serán pasibles a la erradicación de sus plantaciones en caso de que desobedezcan la determinación.