Escucha esta nota aquí

Nadie puede dudar de que muchas veces el mundo de la farándula puede ser un poco extraño, y en esta ocasión Beyoncé es la protagonista de un caso bastante particular.

De acuerdo a las páginas Pitchfork y The Blast, Kimberly Thompson, ex-baterista de la cantante, pidió una orden de restricción contra ella alegando "brujería extrema".

De acuerdo a los archivos a los que se tuvieron acceso, Kimberly afirmó que la cantante practicó brujería extrema y también realizó "encantamientos mágicos de abuso sexual", todo como parte de un movimiento en contra de la propia baterista. De hecho, mencionó que es vigilada por Beyoncé y por su equipo. Además, Thompson también mencionó que Beyoncé "asesinó a su gatito". 

Aún están en investigación los argumentos de Kimberly contra Beyoncé (con quien trabajó los últimos siete años). La carrera de la baterista comenzó hace tiempo, ya que trabajó con músicos como Fred Armisen y con el conductor Seth Meyers.