Escucha esta nota aquí

Después de tres años de vigencia del perdonazo tributario, la Secretaría de Recaudaciones (SER), dependiente del Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra,  ya no aplicará esa política en la gestión 2018, sino que desde enero se concentrará en los embargos de bienes inmuebles de los deudores morosos, así lo aseguró Joaquín Crapuzzi, titular de dicha repartición. 

Según Crapuzzi, en los dos primeros meses de 2018 correrán las notificaciones a los contribuyentes que tienen deudas impositivas y si no aparecen en los plazos correspondientes, se procederá a los remates de sus bienes.

Actualmente, en las oficinas de SER hay seis inmuebles con la documentación lista para el remate. Se conoció que algunos de los dueños de los predios que serán rematados se negaron a hacer un plan de pagos aduciendo cuestiones familiares. 

Con respecto al remate de motorizados, Crapuzzi dijo que se han encontrado con inconvenientes que impiden el secuestro de estos motorizados, como el hecho de que cambiaron de propietario y están en otras regiones.

La recaudación 
Con respecto a las recaudaciones, Crapuzzi afirmó que en los primeros siete meses de este año se reportó una baja en los ingresos de recaudaciones con relación a las dos gestiones anteriores. Según datos de los ingresos proporcionados por SER, en los meses de mayo, agosto, noviembre y diciembre  las recaudaciones fueron superior a 2016. 

Pero el dato más curioso es el de julio, porque fue el mes que menos ingresos reportó en los últimos tres años. En julio de este año se recaudaron Bs 81.783.200, es decir, Bs 18.200.261 menos que en 2016. En julio de 2015 la recaudación fue de Bs 102.860.018.

En contrapartida, los mayores ingresos se reportaron en mayo de esta gestión, pues por concepto del cobro de impuestos a las arcas municipales ingresaron Bs 265.055.228. En 2016 la recaudación fue de Bs 134.493.600  y en 2015, año en que se empezó a aplicar el perdonazo, fue de Bs 38.577.554.

Hasta el 18 de mayo de este año, la Secretaría de Recaudaciones reportó ingresos por Bs 1.677.489.600.  

Multa adicional
Este año, la comuna cruceña, por primera vez, empezó a cobrar una sanción económica adicional a los contribuyentes que incumplieron con el pago de las multas e intereses de los tributos municipales de la gestión 2016.

Según Crapuzzi, dicho cobro, denominado Multa por el Incumplimiento de Deberes Formales (MIDF), está normado por el Código Tributario. 

El monto varía desde Bs 102 hasta Bs 500, pues la norma establece que es el 10% del tributo omitido hasta un máximo de 2.400 Unidades de Fomento a la Vivienda (UFV), cuando es una persona natural, y de 240 hasta 5.000 UFV, cuando es jurídico (compañía o empresa).  

El cobro que hace está regulado en el artículo 47 de la Ley N.º 2492 y que fue modificada en 2016 por la norma 812, que separa la MIDF de la deuda tributaria que viene a ser el producto omitido y el interés. Antes se cobraba la MIDF junto con el impuesto, pero a partir de la modificación, ya no.

Pese a esa explicación, muchos contribuyentes que el miércoles hacían fila en plataforma de las oficinas de SER para obtener información sobre sus obligaciones tributarias, dijeron que desconocían la nueva modalidad de pago que deben hacer en caso de que omitan pagar sus tributos. 

“Así como la Alcaldía muestra en la tele el traslado de los mercados, así debería dar información sobre los cambios en el tema de impuestos para que la población esté enterada”, opinó Esteban Flores, que llegó a SER para cancelar sus impuestos de la gestión 2015 de la vivienda que tiene por la avenida Moscú. El monto de su deuda alcanzó a Bs 7.000. 

Opinión similar tuvo Javier Mendieta, vecino  que llegó a SER para regularizar los papeles de la vivienda que compró en el Plan Tres Mil y pedir información sobre los impuestos que debe cancelar cada año. 

Otros municipios
Los municipios de Warnes, Cotoca y Ascensión de Guarayos, aplicaron el perdonazo en procura de bajar la deuda tributaria de bienes inmuebles de las gestiones pasadas y a partir del 2018, empezarán a aplicar políticas a fin de regularizar el parque automotor.