Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales expresó su preocupación por la presunta venta de datos sobre operativos antinarcóticos en Bolivia por parte de elementos que protegen a organizaciones criminales dedicadas a producir droga en el país. 

"Hay gente boliviana comprometida, hay gente extranjera que viene. Tiene que haber autocontrol para que no se infiltre información sobre operativos. Sospecho que se vende información", manifestó durante un acto por el 28 aniversario de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn). 

Sostuvo además de que "se sospecha, denuncien. No tengo pruebas, pero se sospecha", haciendo referencia a los uniformados que lo escuchaban atentamente en la Academia Nacional de Policial (Anapol) en La Paz. 

Conoce más: El hijo del "Chapo" y su visita a Bolivia

Volvió a lamentar que una parte de la producción de la hoja de coca en el país sea desviada a la elaboración de droga y recordó que intereses extranjeros, sobre todo estadounidenses, estaban detrás del control de la interdicción y erradicación. 

"No quisiéramos que hubiera erradicación de hoja de coca, pero sabemos que hay una parte de la producción que está destinado al mercado ilegal, al narcotráfico", reflexionó el primer mandatario a tiempo de felicitar la labor de los uniformados. 

Agregó que antes "la lucha contra el narcotráfico era usada con carácter geopolítico. Detrás de la lucha contra el narcotráfico había intereses con fines externos y por eso en mi gestión decidimos liberarnos de eso".

Morales ratificó que algunos grupos de narcotraficantes mueven grandes cantidades de dinero y corrompen funcionarios. "Es un negocio para algunos jueces, algunos fiscales del Estado boliviano", agregó.

¿Te enteraste? Narcos usan llamas y vicuñas para llevar droga