El exprefecto de Pando, Leopoldo Fernández, aseguró que está listo para ser trasladado a Cobija, Pando, para participar, en calidad de imputado, de la inspección a tres lugares que fueron escenario de los hechos conocidos como la "masacre de Porvenir", que se realizará a partir del jueves a las 15:00.

Fernández, en declaraciones a EL DEBER, aseguró que "aún no existe certeza" de cuándo se producirá exactamente su traslado, pero que al haber una fecha fijada para el inicio de la inspección se debe realizar en las próximas horas, sin precisar si será el miércoles o el mismo jueves.

El Tribunal Sexto de Sentencia de La Paz ordenó que se realice una inspección ocular en las ciudades pandinas de Cobija, Porvenir y Tres Barracas debido a que ninguno de los juzgadores estuvo en el lugar y no conoce el terreno donde se produjeron los hechos luctuosos.

El exprefecto aseguró que se encuentra "preparado" para regresar a su tierra después de siete años y espera su traslado "tranquilo". Aseguró que todas las diligencias las está realizando su defensa legal, que será la que le comunique oficialmente la hora y fecha del traslado.

"Quieren evitar el recibimiento"

Pamela Fernández, hija del exprefecto, considera que no se quiere precisar la hora de la llegada del exprefecto porque se quiere evitar que exista un recibimiento masivo a su padre.

"Están evitando que se tenga una fecha para que la gente no lo pueda ver y que mi padre no pueda sentir el cariño de la gente", manifestó Fernández en una entrevista con la radio Panamericana, citada por la agencia de noticias ANF.

La Policía ya hizo la inspección de la casa donde su padre permanecerá bajo detención domiciliaria y al menos 100 policías resguardarán la inspección durante los tres días, agregó Fernández.