El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva admitió este lunes que la crisis política por la que pasa Brasil "afecta mucho" a Latinoamérica y en ese escenario lamentó la ausencia de líderes en la región como los exmandatarios Hugo Chávez, de Venezuela, y Néstor Kirchner, de Argentina.

"La crisis de Brasil afecta mucho a la región. Nosotros ayudamos a construir una imagen mejor de América Latina, de América del Sur y de Brasil, con un Brasil protagonista", señaló Lula durante una rueda de prensa con corresponsales extranjeros en Sao Paulo.

Así, agregó el líder político, "Brasil no es importante solo para Brasil, es importante para Latinoamérica, para África y para Estados Unidos".
En medio de la turbulencia política, Lula lamentó que ya no estén en ese frente los fallecidos expresidentes Chávez (1995-2013) y Kirchner (2003-2007).

"Éramos tres que estábamos para la política internacional como están ahora Luisito (Suárez), (Lionel) Messi y Neymar para el Barcelona hoy. Nos gustaba eso y cuando no nos veíamos conversábamos por teléfono y provocábamos reuniones para poder animar, porque la política necesita de mucho ánimo", destacó Lula.


"Moro es competente" pero fue picado por "la mosca del poder"
?

Lula afirmó este lunes que el juez a cargo del megaescándalo de Petrobras, Sergio Moro, es un profesional competente, pero que comete "excesos" que lo exponen a los errores.

"Lo que se sabe del juez Moro es que es una figura inteligente, competente, pero como ser humano temo que la mosca del poder haya hecho sus efectos en él", opinó el exmandatario en una conferencia de prensa con corresponsales extranjeros en Sao Paulo.

Lula se refirió a la jornada del 16 de marzo, cuando Moro hizo públicas unas embarazosas conversaciones telefónicas entre él y su sucesora, apenas horas después del anuncio de su designación ministerial.

"Lo vi como algo deprimente, pobre y de mala fe. El juez, por más que sea juez, no fue correcto en la divulgación de cosas privadas", criticó Lula, investigado por Moro por supuesta ocultación de bienes vinculados al caso Petrobras.

El expresidente de Brasil es blanco de dos investigaciones por supuesta corrupción y cuyo reciente nombramiento como ministro se encuentra suspendido por la Suprema Corte de Brasil.