Escucha esta nota aquí

Con la digitalización de los datos biométricos se abre una nueva era en la tecnología automotriz. Ya no es necesaria la llave, ni el control remoto. El conductor tiene solo que apuntar su mirada hacia el espejo retrovisor y el sistema de autenticación biométrica reconocerá el legítimo propietario, para poder encender el motor y activar las demás funciones del tablero. El dispositivo se llama Full Display Mirror (DFM) y fue desarrollado por la empresa americana Gentex. Presentado de manera oficial durante la feria Internacional de Electrónica de Consumo de Barcelona (CES), algunos importantes fabricantes de vehículos ya estarían muy interesados en esta tecnología para poder implementarla en la próxima generación de ciertos segmentos de vehículos.