Escucha esta nota aquí

"Ahora oro a Dios día y noche para que me perdone y me dé la libertad", dice parte de la nota que escribió desde su celda en Malasia, Víctor Parada, el joven cruceño que fue encontrado en ese país, en 2013, con cápsulas de droga en el estómago y por lo cual está sentenciado a la horca.

La carta fue entregada a la comisión diplomática de Bolivia de Japón que viajó a Kuala Lumpur para intentar que el detenido sea extraditado y juzgado en su país de origen. 

"Hola, soy Víctor. Estoy en Malasia, en la cárcel de Kajang. Le doy gracias a Dios por todo lo que está haciendo mi familia y los bolivianos. Ahora oro a Dios día y noche para que me perdone y me dé la libertad", dice la carta.

Víctor está detenido en una cárcel de Selangor desde 2013, cuando fue encontrado con cápsulas de cocaína en el estómago. Según su abogado, Dr. Datuk Kamarul, el caso puede tardar hasta dos años en resolverse: recibió una condena de muerte que será apelada ante un tribunal y, si esa instancia también lo declara culpable, acudirán a la Corte Federal de Malasia, que tendrá la última palabra.

Lee la entrevista que dio el Dr. Kamarul a EL DEBER: