Escucha esta nota aquí

Bolivia presentará la próxima semana argumentos jurídicos y no políticos ante la Corte de La Haya, que escuchará también a Chile para tratar la solicitud chilena de que ese tribunal se declare incompetente para considerar la demanda boliviana marítima, afirmó este lunes el Gobierno de La Paz.

"Bolivia está recurriendo exclusivamente a argumentos de carácter jurídico y por eso estamos tan seguros y no utilizamos muletillas de carácter político para garantizar la solidez de nuestro
planteamiento
ante la Corte de La Haya", declaró el vicepresidente Álvaro García Linera a medios en Santa Cruz.

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya convocó a
Chile a presentar sus alegatos orales el 4 y 7 de mayo y a Bolivia,
el 6 y 8 del mismo mes sobre la objeción chilena acerca de la
jurisdicción
del alto tribunal para tratar el histórico reclamo
boliviano de una restitución de la salida al mar perdida en 1879.

"Superioridad jurídica"

García Linera dijo que "Bolivia está muy confiada en su punto de
vista y en su posición" porque está "apegada a la verdad" y no usará
las argumentaciones políticas para hacer valer sus derechos en el
alto tribunal de Naciones Unidas.

"No cabe duda que estamos en un nivel de superioridad jurídica,
legal, histórica y moral en nuestro planteamiento", agregó.

El vicepresidente boliviano opinó que las autoridades chilenas
"no logran definir una estrategia coherente" porque alguna de ellas
ha anticipado que Chile combinará argumentos jurídicos y políticos.

"Está claro entonces que ellos (las autoridades chilenas) están
admitiendo que no es suficiente o no tienen los argumentos jurídicos
válidos y por eso quiere recurrir a argumentos políticos", afirmó.
Bolivia demandó a Chile en 2013 ante la CIJ para pedir un fallo
que obligue a ese país a negociar en firme y de buena fe su
reclamación marítima.

El sustento jurídico boliviano

El Gobierno boliviano ha argumentado que esa obligación de
negociar se justifica porque varios Gobiernos de Chile han ofrecido
a Bolivia una solución al problema, pero no concretaron sus ofertas.

El país sostiene que la pérdida de su litoral fue producto
de una invasión de tropas de Chile, que declaró la guerra mucho
tiempo después de haber ocupado la costa boliviana.

En esa contienda, Bolivia perdió frente a Chile 400 kilómetros de
costa y 120.000 kilómetros de territorio.

Chile ha rechazado el reclamo boliviano alegando que los límites
quedaron zanjados en un tratado firmado en 1904, 25 años después de
la guerra