Escucha esta nota aquí

Un tribunal del norte de China dictaminó este lunes en un nuevo juicio la inocencia de un hombre ejecutado en 1996 por la violación y el asesinato de una mujer en un baño público, según informaron fuentes oficiales a través de la agencia oficial de noticias Xinhua.

El Tribunal Supremo de la provincia de Mongolia Interior estableció hoy que Huugjilt, que tenía 18 años en el momento de su ejecución, era inocente de la violación y el asesinato de una mujer en un baño público en la ciudad de Hohhot el 9 de abril de 1996.

Los padres del ejecutado han reivindicado la inocencia de éste desde 2006, un reclamo que hoy ha llegado a su fin después de que la Justicia reconociera el error cometido años atrás y pidiera perdón a la familia.

"Hemos aprendido una lección que nos ha roto el corazón. Lo sentimos", lamentó el presidente adjunto de la Corte Suprema, Jianping Zhao, a los padres, quienes recibirán una compensación económica de 30.000 yuanes ( 4.800 dólares).

Trágica historia 

La trágica historia de Huugjilt comenzó 18 años atrás cuando, acompañado por su amigo Yan Feng, oyeron gritar a alguien en el baño de mujeres y, al acercarse para ver que pasaba, encontraron un cadáver y salieron corriendo.

A pesar de que Yan intentó persuadir a Huugjilt para que guardara silencio y no avisara a la policía, el joven ignoró a su amigo y avisó a las autoridades, que sospecharon del denunciante.

Tras un juicio celebrado entonces, y a pesar de que no se presentaron pruebas concluyentes, el tribunal le consideró culpable, luego rechazó la apelación y Huugjilt fue ejecutado dos meses después.

Sin embargo, en 2006 un asesino en serie confesó la autoría de este asesinato.

Errores de la Justicia china

No es la primera vez que la Justica china ejecuta al hombre equivocado, ya que Nie Shubin, un ciudadano de la provincia de Hebei fue ejecutado en 1995, a los 21 años, por la violación y el asesinato de una mujer en Shijiazhuang.

Diez años más tarde, la Policía arrestó a otro hombre por tres casos de violación y asesinato, quien a pesar de confesar la violación y asesinato de la mujer en Shijiazhuang, no fue ejecutado.

Y en 2013 un hombre en la provincia oriental de Anhui fue declarado inocente después de cumplir 17 años de cadena perpetua por el asesinato de su esposa, cuando el tribunal provincial revisó su caso y no encontró pruebas suficientes para hallarle culpable.

El Tribunal Popular Supremo de China comenzó a revisar todas las sentencias de pena de muerte el 1 de enero de 2007 con el objetivo de poner fin a 24 años durante los cuales los tribunales locales y provinciales podían emitir sentencias de muerte y ejecutar criminales sin aprobación de la instancia superior.