Escucha esta nota aquí

Es hermosa y cautivante, su sonrisa ilumina su rostro cuando habla y aunque solo tiene 15 años, opina y toma posiciones de adulta. Ella es Juliana Guzmán Parada, uno de los nuevos rostros que se verá hoy en el show Imaginarium, de las magníficas. 

Es la segunda hija de Sandra Parada, reconocido personaje de los medios de comunicación, y expresa que se siente muy orgullosa de su madre. 

Juliana cursa el quinto de secundaria en el colegio Franco Boliviano, y cuando salga bachiller le gustaría estudiar Arquitectura o Medicina. 
Dice que no le llaman la atención los medios, por lo que en ese sentido no seguirá los pasos de su madre.

Mientras tanto disfruta de su vida juvenil. Es amiguera y le gusta ir al cine, a las casas de sus compañeras o a cenar en grupo.  

Sus gustos
Le encanta vestirse a la moda, aunque no le interesa la marca de la ropa, suficiente con que le quede bien. Prefiere los vestidos sueltos, nada apretado. 

En cuanto a música le gustan los ritmos suaves, algo de pop , de vez en cuando electrónica. Esto la define como una chica muy tranquila.
Y si hay algo que la seduce es viajar. Ya conoce Argentina, Brasil, Cuba y EEUU, y le encantaría ir a algunos países de Europa, recorrer museos y lugares históricos, además de visitar las grandes capitales mundiales de la moda.

También le gusta el deporte y practica el boxeo. Cree que en este sentido noy hay actividades solo para hombre o para mujeres.
“Hago lo que me encanta, y me inclino por el boxeo, entreno y participo activamente en esta disciplina. Ello me hace sentir muy bien”, expresó. 
Sin seguir una dieta estricta, esta jovencita come saludable, y el realizar actividades físicas le favorece para que luzca una linda figura.

En la pasarela 

A Juliana siempre le gustó la moda y los desfiles. Ahora que tiene 15 años, se animó y visitó a Pablo Manzoni porque quería ser una magnífica. 
“Charlé con Pablo, le dije que me encantaría formar parte de su agencia de modelos. Él me miró de pies a cabeza, me hizo caminar y me dijo que me iban a hablar después. Hace un mes me llamaron y me dieron la buena noticia de que sí, me aceptaban y que sería una magnífica”, contó Juliana.

Eso la puso muy feliz, pues era una de sus aspiraciones, y será un primer paso.

Reconoce que no tiene experiencia en el modelaje, que nunca en su vida había subido a una pasarela, tampoco pasó clase alguna, pero lo toma como un verdadero desafío y tiene la certeza de que lo hará bien, pues se ha preparado con entusiasmo y responsabilidad para ello. 

Comenta que se siente cómoda en los desfiles, mostrar la ropa y tener contacto directo con el público.

En el show de hoy Juliana participará en tres cuadros. En el primero, correspondiente a Sedal; en el tercero, de Amaszonas; y en el último, de Fiat.

Relación con su madre 

Juliana es hija de Sandra Parada y de Hjalmar Guzmán. Tiene dos hermanas, María José de la Fuente, la mayor, y Rafaella Roca, con quienes se lleva muy bien y son el complemento en su vida. 

De su madre dice que es su mejor amiga, que la admira como profesional, pero sobre todo como mujer, por ser trabajadora, que lucha por lo que quiere, además de que es talentosa. 

“A veces salimos a la calle, la gente la reconoce y todos la saludan. A mí me gusta eso, me llena de orgullo que las personas la quieran”, manifestó. 

Se llevan muy bien y se complementan dice esta jovencita. “Ella me abre los ojos a la vida, pero al final me deja en libertad para que yo decida. Eso me encanta, porque me orienta, pero no me obliga a nada”, dijo. 

Por su parte, Sandra Parada dice está muy orgullosa de sus hijas. Y en el caso de Juliana admira su temple y su constancia. Estará en primera fila, junto a sus padres y toda su familia. Dice que siente mariposas en el estómago, que su corazón se acelera cada vez que se acuerda que hoy, su muchachita, debutará como magnífica.

Hoy será más que el debut de Juliana Guzmán en las magníficas. La niña, hija de Sandra Parada, creció y es toda una jovencita e inicia su carrera de modelo. Ella dice que está lista para todos los desafíos.

 

 

3. Chiquitita. Junto a su madre, cuando tenía cinco años, en una danza