Escucha esta nota aquí

Vecinos de la avenida Paraguá y tercer anillo están preocupados por la detección de una supuesta fuga de gas en el sistema de conexión domiciliario.

El médico Luis Carlos Bernachi, vecino de esta zona, contó que el sábado por la tarde cuando estacionó su vehículo fuera de su domicilio, sobre la calle, se dio cuenta de que sobre su llanta izquierda trasera salían burbujas. Pensó que su llanta estaba pinchada y la llevó al gomero, pero el técnico le dijo que no había nada malo con las ruedas.

Cuando regresó y se volvió a estacionar en el mismo lugar nuevamente observó que persistía la fuga. Entonces se percató que las burbujas provenían de la conexión de gas domiciliario que está en la misma dirección a escasos cuatro metros.

Bernachi cree que puede ser una fuga de gas y tiene temor por lo sucedido en la maternidad de México, cuando se acumuló un bolsón de gas abajo del hospital y en la madrugada explotó. Según el vecino, la matriz de la conexión de gas domiciliar en el barrio se encuentra en ese sitio.

EL DEBER intentó ayer comunicarse con la gerencia nacional de redes de gas y ductos, dependiente de Yacimientos Petroliferos Fiscales Bolivianos (YFPB), pero no fue posible.

Crece el mercado interno
Precisamente ayer el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, se refirió al tema de la distribución de gas domiciliario. Recordó que en el caso del mercado interno, en 2006 el consumo bordeaba los tres millones de metros cúbicos por día, volumen que subió en la actualidad a 12 millones de metros cúbicos por jornada.

“Eso significa que hemos masificado el consumo interno, antes teníamos 36.000 usuarios más o menos en toda Bolivia, en 2014 los beneficiarios del gas natural domiciliario son cerca de 2.400.000 personas”, informó.
De acuerdo con YPFB, Santa Cruz será la ciudad con el mayor número de nuevas instalaciones de gas domiciliario en el país. Este servicio tiene previsto beneficiar al menos a 28.000 familias cruceñas en la gestión 2015. /AZ y Agencias