Escucha esta nota aquí

¿Venderlo todo y dedicarse a viajar por el mundo durante años? El sueño de muchos, es la realidad para dos argentinos que están de paso por Bolivia en una vagoneta ICA del año 1957.

Andrés Carrizo y Cyntia Riedel, de 32 y 36 años, vivían en Buenos Aires hasta hace pocos meses y llevaban una vida "normal". Ella es contadora y trabajaba para una institución del Gobierno y él conducía un taxi en la capital porteña.

Se conocieron hace poco más de un año y desde entonces no dejaron de hablar de aquello que siempre quisieron hacer y no se animaban. 

Llegó el día en el que el deseo superó los temores y vendieron todo lo que tenían. Compraron el vehículo de los años 50, que mantiene el mismo motor Continental original y que alcanza una velocidad máxima de 60 kilómetros por hora. Atrás, improvisaron una cama y arrancaron con la aventura que los llevará hasta Canadá en un plazo aproximado de 4 años.

En Bolivia están hace 4 meses, entraron por la fronteriza ciudad de Yacuiba y pasaron por Villamontes, Caiza, Camiri y varias comunidades pequeñas hasta Santa Cruz de la Sierra.

Viajan con lo que ganaron de la venta de sus bienes y también hacen manillas y venden cuadros en vidrio pintados por Cyntia. Sorprendidos por lo nuevo que encuentran en su camino, están abiertos a todas las experiencias.

Suponen que cuando lleguen a Canadá terminará su viaje y volverán a Buenos Aires. Pero es sólo una idea, su vida puede cambiar de un momento a otro y quedarse por siempre en algún otro lugar, son conscientes de ello y sonríen emocionados ante la posibilidad. 

Si te gusta su historia, a la que han llamado "Tras el Cristal" puedes seguir su viaje a través de su página en el facebook "tecviajero".