Escucha esta nota aquí

Los vecinos del barrio 4 de Noviembre y de la avenida Centenario se quejan por el mal olor de heces fecales y de orina que despide el ducto destruido del alcantarillado sanitario, dentro del cual, el 22 de febrero, fallecieron intoxicados los hermanos Carmelito y René Cossío. 
Debido a la gravedad del accidente, en un primer momento se especuló que la empresa EJE SRL, la cual fue contratada por la Cooperativa de Servicios Públicos Santa Cruz (Saguapac) para reparar seis metros de la red situado en el tercer anillo externo casi avenida Centenario, era fantasma, aunque enseguida se demostró, mediante papeles, que tiene registro comercial en Fundempresa, el cual data del 20 de mayo de 2010.

Paralizado
Debido al proceso de investigación que llevan adelante el Ministerio Público y la Policía, el cráter en que se ha convertido el lugar del accidente ha sido cerrado con cinta y se han paralizado las obras, pues falta hacer un estudio pericial para determinar las causas de la tragedia.
La familia más perjudicada por la no continuidad de las obras es la de Donato Guerra, la cual reside en el vecindario hace 30 años y tiene una pulpería.

“El mal olor que despide la alcantarilla rota es constante, pero se siente más cuando el sol está muy caliente, da náuseas hasta de comer, por ello pedimos que retomen el trabajo y arreglen la alcantarilla”, manifestó molesto Donato Guerra.

Corrobora el malestar por los olores nauseabundos Joselín Parada, el cual pidió de una vez que las autoridades determinen la continuidad de la obra. “Los más perjudicados somos los vecinos que nos vemos obligados a tragarnos el mal olor las 24 horas, por ello que de una vez terminen con la investigación de la muerte de los dos obreros”, acotó.  

Contrato
Debido al accidente y por estar en pleno proceso de investigación, la empresa EJE SRL ha sido suspendida, la cual fue contratada por Saguapac para la emergencia que se suscitó el 27 de enero, cuando una pequeña filtración derivó en un gran boquete en el tercer anillo externo. 
Según el reglamento de contrataciones de Saguapac, para los trabajos de emergencia se elige una empresa legalmente constituida de un grupo que la cooperativa tiene registradas. 

En este caso el contrato con EJE es el número 051-2018, cuyo responsable legal es Eddie Arancibia, por un costo de Bs 74.536,31, pudiendo ser ampliado conforme se vean los daños en el proceso de reconstrucción del colector principal del alcantarillado sanitario ET-17.
En cuanto a la responsabilidad, el trato anota que en caso de un accidente laboral es la empresa contratada (EJE) la que queda a cargo del pago de beneficios sociales, desahucio, indemnización, riesgos y cargas sociales. 

Fiscalización

En la cláusula sexta del contrato se estipula que la fiscalización de la obra de reparación estará a cargo del Departamento de Mantenimiento de Saguapac. Sin embargo, tras suceder el accidente y porque en los informes previos se dijo que no hubo una adecuada verificación de las condiciones laborales, y como las obras afectan el libre tránsito de personas y de vehículos por esa vía, en el Concejo Municipal surgió la idea de aprobar una ley que controle este tipo de obras.

El concejal de UCS, Johnny Fernández, adelantó que es momento de que la municipalidad retome la tuición de todo lo referente a obras que se hagan en el espacio aéreo, en el suelo y en el subsuelo de la ciudad. “La comuna debe dar las dimensiones que deben ocupar las empresas que realicen trabajos, sea subterráneos o aéreos y las tareas las deben realizar empresas especializadas”, anotó.
Su colega de Santa Cruz Para Todos, Rómmel Pórcel, espera que haya consenso de los 11 concejales para elaborar la norma fiscalizadora. “Deben dejar una boleta de garantía de las obras que realicen las cooperativas, las que también deben tributar”, dijo.

Mantenimiento
Para este año Saguapac hará el mantenimiento de 5.000 metros de alcantarillado sanitario, entre la radial 16 y canal Isuto, del segundo al sexto anillo, por $us 3,7 millones y lo realizará la firma estadounidense Carricap.