El presidente estadounidense, Barack Obama, partió este domingo a La Habana, Cuba, para realizar una visita histórica de tres días, según un fotógrafo de la AFP, que viajaba en su compañía.

El avión presidencial despegó poco después de las 17:30 GMT (13:30 hora boliviana) de la base aérea de Andrews, cerca de Washington. El aterrizaje en el aeropuerto José Martí de La Habana estaba inicialmente previsto para poco antes de las 21:00 GMT (17:00 hora boliviana)

Cuando aterrice en el aeropuerto José Martí de La Habana, con su esposa Michelle y con sus dos hijas, Obama se convertirá en el primer presidente de Estados Unidos en 88 años en pisar suelo cubano.

Sus objetivos son por lo menos dos: encontrarse con el pueblo cubano y consolidar la nueva relación con el presidente Raúl Castro, en la senda del espectacular acercamiento iniciado en diciembre de 2014.

La visita, que se extenderá hasta el martes, cuando seguirá viaje a Argentina, servirá también para que Obama refuerce la imagen de un Estados Unidos diferente al que por décadas promovió intervenciones y consideró a América Latina como su patio trasero.

Y en el último año de su segunda presidencia, Obama debe asegurarse de que sus avances con Cuba no puedan revertirse, sea quien sea el que le suceda en la Casa Blanca el año próximo.

Un gesto para tratar de reforzar la nueva relación será la reunión que sostendrá en la propia Habana con un grupo de disidentes, impensable hasta hace poco tiempo.

También su anuncio de que en la reunión que tendrá con Raúl Castro este lunes abordará sin ambages el tema de los derechos humanos; y de parte de Cuba, su decisión de transmitir en directo el discurso del presidente estadounidense.

Detenciones en el día de su llegada

Unas cincuenta Damas de Blanco y otros opositores como el grafitero El Sexto o Antonio González Rodiles fueron arrestados en La Habana tras la habitual marcha dominical del grupo disidente femenino, que fue respondida con una contramanifestación de repudio por partidarios del Gobierno.

Al finalizar la habitual marcha pacífica a la salida de misa en la habanera Iglesia de Santa Rita, las Damas de Blanco intentaron caminar hacia otras calles fuera de su recorrido, donde se habían concentrado grupos afines al oficialismo que comenzaron a increparlas.

El incidente, que con diferente intensidad se viene repitiendo todos los domingos desde hace unas 46 semanas, se produjo a pocas horas de la llegada a la isla del presidente de EE.UU., Barack Obama, que dentro de su histórica visita a la isla se reunirá con miembros de la disidencia.
,

Varias mujeres, que pertenecen a las Damas de Blanco, fueron arrestadas en las horas previas a la llegada de Obama. Foto: Reuters
Varias mujeres, que pertenecen a las Damas de Blanco, fueron arrestadas en las horas previas a la llegada de Obama. Foto: Reuters
Varias mujeres, que pertenecen a las Damas de Blanco, fueron arrestadas en las horas previas a la llegada de Obama. Foto: Reuters
Varias mujeres, que pertenecen a las Damas de Blanco, fueron arrestadas en las horas previas a la llegada de Obama. Foto: Reuters
Varias mujeres, que pertenecen a las Damas de Blanco, fueron arrestadas en las horas previas a la llegada de Obama
Varias mujeres, que pertenecen a las Damas de Blanco, fueron arrestadas en las horas previas a la llegada de Obama
Varias mujeres, que pertenecen a las Damas de Blanco, fueron arrestadas en las horas previas a la llegada de Obama. Foto: Reuters
Varias mujeres, que pertenecen a las Damas de Blanco, fueron arrestadas en las horas previas a la llegada de Obama. Foto: Reuters