Escucha esta nota aquí

La Organización Mundial de la Salud (OMS) subrayó este martes la necesidad de que los países incrementen los impuestos sobre el tabaco para reducir el número de fallecimientos que causa su adicción, lo que además generará fondos para los sistemas de salud pública.

Según el organismo de la ONU, sólo 33 países, con una población de 690 millones de personas, cumplen esta recomendación y han fijado
impuestos que suponen el 75% del precio de una cajetilla de cigarrillos, indica el informe Epidemia Global del Tabaquismo 2015 presentado en Manila.

"Subir los impuestos sobre los productos del tabaco es una de las formas más efectivas y más rentables de reducir el consumo de productos nocivos, mientras que se generan ingresos públicos", dice en el documento la directora general de la OMS, Margaret Chan.

La agencia multilateral subraya que muchos países mantienen
impuestos demasiado bajos al tabaco y sus productos derivados, y en algunas naciones sigue sin regularse este tipo de tasas. "Insto a todos los gobiernos a tener en cuenta las pruebas, no los argumentos de la industria (tabacalera), y adoptar una de las mejores medidas que existen para la sanidad", agrega Chan.

Por su parte, el director del Departamento de Prevención de 
Enfermedades no Transmisibles de la OMS, Douglas Bettcher, apuntó en
la presentación que está comprobado que el sistema de encarecer el
producto conduce a un menor consumo del mismo
. "Las cifras de países como China y Francia muestran que el aumento del precio del tabaco ligado a unos mayores impuestos lleva a una disminución del tabaquismo y de las enfermedades relacionadas, como el cáncer de pulmón", dijo Bettcher.

La OMS eligió Manila para presentar el informe de este año como
reconocimiento al esfuerzo y los avances en la lucha contra el
tabaquismo en Filipinas, país donde "en los últimos años se ha incrementando los impuestos en más de un 300 por ciento", destacó
Bettcher.

Efectos en la salud

Las enfermedades relacionadas con el consumo del tabaco son una
de las mayores amenazas a la salud pública, ya que se calcula que
una persona muere de una dolencia relacionada con el tabaco cada 6 segundos, lo que equivale a unas 6 millones de personas al año.

La OMS prevé que esta cifra aumente hasta los 8 millones de
muertes anuales para 2030
, si no se adoptan medidas para controlar
la adicción. El tabaco es también uno de los cuatro factores de riesgo
responsables a nivel mundial de enfermedades no transmisibles, como
el cáncer, las dolencias cardiovasculares y pulmonares, y la diabetes.