Escucha esta nota aquí

Los cruceños tienen una gran virtud y no solo lo saben, sino que lo dicen a los cuatro vientos: el cruceño es una persona hospitalaria. Y lo dicen cada vez que pueden y en cualquier lugar. Lo dicen en los juntes de churrascos, cuando hablan con amigos extranjeros, lo aclaran en sus viajes al interior del país y en las reuniones familiares, y lo rematan en las encuestas.

En la encuesta de Captura Consulting que realizó a 300 hombres y mujeres mayores de 18 años residentes en la ciudad de Santa Cruz lo han vuelto a decir: el 64% de los encuestados afirma que la hospitalidad es la principal virtud de los cruceños.

¿Qué significa eso? EL DEBER salió a las calles para preguntar al ciudadano común qué significa ser hospitalario. “Recibir con los brazos abiertos en la casa de uno tanto a los amigos como a los que no lo son”, dice una mujer del centro de la ciudad, que camina por la plaza 24 de Septiembre. Ella se llama Rosa Méndez y es viernes 21 de septiembre. Ha salido a respirar aire puro de primavera, dice, y cuenta que hace tres años cobijó a una amiga que llegó de Estados Unidos y que apenas había conocido por internet. “Le di techo y una habitación para que viva como una más de la familia”, detalla.

Lejos del centro de la ciudad, por la zona Pampa de la isla, Ronald Castro maneja un micro que cruza la ciudad de este a oeste. Él es oriundo de Potosí y da fe que el cruceño es una persona hospitalaria. “Yo llegué con mi esposa a Santa Cruz una tarde de lluvia. Llegamos con una mano adelante y la otra atrás. En Potosí quedamos sin trabajo y decidimos apostarlo todo por esta tierra. Nos refugiamos del agua en el alero de una casa. Salió una señora del interior de la vivienda y nos invitó a pasar, nos prestó toallas y permitió que durmiéramos calientitos en una habitación”, recuerda, con una voz emocionada. “Fue nuestro ángel de la guarda. Desde entonces nos hicimos amigos y yo la quiero como si fuera mi madre”, cuenta, y sus ojos lanzan un brillo de una felicidad que se nota nace de su pecho.

Además de la hospitalidad, el 36% de los encuestados respondió que otro de los atributos del cruceño es la alegría y el 30% dijo que la solidaridad.

Patricia, que trabaja en la zona de la avenida Virgen de Luján, coincide con este resultado: ser hospitalario es también ser solidario, y todo eso uno lo da con mucha alegría”.

El otro lado de la luna

El cruceño tiene virtudes y también defectos. Y eso también lo sabe. En la encuesta de Captura Consulting, el 41% dice que el cruceño es fiestero, el 32% que es flojo y el 25% que es impuntual.