Escucha esta nota aquí

Volar siempre ha sido un sueño para el hombre. Por eso, disfrutar de las ciudades, monumentos históricos o paisajes a vista de pájaro desde una avioneta, un hidroavión, un helicóptero o hasta un  globo se han convertido en una experiencia que completa el paseo por cualquiera de los destinos turísticos que escojas.

Admirar desde el cielo la jungla de concreto de Nueva York (EEUU), o la impresionante vista de Capadocia, esa región histórica de Anatolia Central (Turquía), o las playas de Cancún, incluso el Puente de las Cadenas que cruza el Danubio uniendo Buda y Pest en la capital húngara, son vivencias en la categoría de lujos que vale la pena experimentar alguna vez en la vida.

Vuelo sobre líneas
En Europa, el paseo en avioneta sobre Budapest, es una experiencia única para ver la histórica ciudad y disfrutar de su belleza desde las alturas. El único pero, es que, al tratarse de un país del centro de Europa, el tour es inglés.

Si hay un destino que solo se puede disfrutar en todo su esplendor desde el aire, ese es Nazca (Perú). Un sobrevuelo de 30 minutos de duración sobre las líneas de Nazca te permite contemplar sobre el desierto peruano estos misteriosos diseños. 

Pero no es el único destino que se puede conocer a ojo de pájaro en Latinoamérica. Diferentes empresas de turismo ofrecen excursiones en avioneta en México, tanto en Cancún, sobrevolando sus playas y viendo el impresionante azul del mar Caribe, como en Chichen-Itza. Este tour sale del aeropuerto de Cancún para surcar los aires hasta el centro arqueológico en un vuelo de 45 minutos sobre la selva yucateca para, luego de aterrizar en el destino, visitar a pie el recinto maya. Los operadores recogen a los turistas en cualquier hotel, ya sea de la Riviera Maya o del mismo Cancún. Un paseo más completo, se hace difícil de imaginar. 

Dubai en hidroavión
Dubai es el ‘manhattan’ de Oriente Medio, con algunos de los edificios más altos del planeta, tiene un skyline impresionante. Para dimensionar mejor los edificios, qué mejor que un paseo en hidroavión. Las fotos de este tour tienen asegurados cientos de likes en tus redes sociales, porque no conocemos a muchas personas que alguna vez hayan subido a un hidroavión, ¿o sí?


La Paz en teleférico
Desde que se inauguraron las diferentes líneas de teleférico en La Paz, se han convertido en la opción de transporte más rápida para los paceños, pero también en una excelente alternativa turística para explorar esta hermosa ciudad desde más alto, si cabe. Este impresionante recorrido tiene un costo muy bajo, lo que permite admirar toda la urbe en el lapso de una mañana o una tarde.

Capadocia  en globo
Los paisajes de Capadocia son únicos. Esta región turca destaca especialmente por sus peculiares formaciones rocosas. Pero éstas no pueden ser apreciadas en toda su majestuosidad desde el suelo. La mejor forma de vislumbrar estas increíbles ‘chimeneas de hadas’, como se conocen popularmente, es desde las alturas. Por eso el paseo en globo es un ‘must’ para los visitantes. 

En helicóptero
Para ver Nueva York como en las películas, no hace falta ser un ejecutivo, porque los  paseos en helicóptero están disponibles para cualquiera que tenga $us 214 y haga la reserva con anticipación. El vuelo dura 20 minutos y la vista de la Estatua de la Libertad o del Central Park son un recuerdo imborrable. En helicóptero también se puede admirar la bahía Victoria y la isla de Hong Kong. Si tu destino de vacaciones es Colombia, Medellín es la propuesta. 


4. Capadocia. Formaciones rocosas propias de un cuento de hadas, ciudades que podrían ser la escenografía de una película de fantasía y casas talladas en la roca como si se tratara de un cuento, se ven desde las alturas.

5. Cancún. Una vista de las espectaculares playas de Cancún. Desde el cielo se aprecia el azul turquesa del mar en toda su dimensión. 

Los sobrevuelos para admirar paisajes y vistas espectaculares no son solo para millonarios. Los visitantes pueden acceder a sobrevuelos en helicópteros desde $us 100 por personas y para los niños el costo se reduce a la mitad.