Escucha esta nota aquí

Un atentado con camión bomba reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) dejó este jueves al menos 55 muertos y 110 heridos en el distrito de Sadr City, en uno de los peores ataques en varios meses contra el barrio chiita del norte de Bagdad.

La explosión generó temores de que se aviven las tensiones entre comunidades y que se socave la confianza en el gobierno, en un momento en que el excomandante de las tropas estadounidenses en Irak advirtió que cada día ve más difícil la reconciliación en el país.

El atentado se produjo esta mañana en un mercado de Sadr City, a la hora de mayor afluencia. La explosión, que destruyó los locales del mercado, dejó 55 muertos y 110 heridos, según el portavoz del ministro del Interior, el general de brigada Saad Maan.

Varios vehículos quedaron carbonizados y murieron también caballos de tiro utilizados para transportar las carretas cargadas de fruta y verduras que se vendían el mercado. Personal médico recogía restos humanos en el lugar del ataque, según pudo presenciar un fotógrafo de la AFP.

El Estado Islámico reinvindic el atentado 

El grupo EI reivindicó el atentado en un comunicado difundido en internet, diciendo que era una "operación bendita que permitió a los soldados del Estado Islámico hacer estallar el camión bomba".

El grupo suele atentar contra miembros de la mayoría chiita de Irak, a los que considera herejes, y golpea con frecuencia lugares muy concurridos como mercados y cafés para causar el mayor número de víctimas.

Ataques como el de Sadr City avivan las tensiones sectarias. El general Raymond Odierno, que fue el comandante de las tropas estadounidenses en Irak entre 2008 y 2010, estimó el miércoles que el país quizá acabará dividiéndose. Odierno aseguró que cada día ve "más difícil" la reconciliación entre chiitas y sunitas y señaló que, en el futuro, puede que "Irak no vuelva a parecerse a lo que fue en el pasado".
?