Escucha esta nota aquí

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) volvió a recortar su proyección de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia para 2015, desde un 5% previsto en abril a un 4,5%. A finales del año pasado el organismo internacional pronosticó un crecimiento del 5,5%.

En 2014 la economía boliviana cerró con un crecimiento del 5,4%, marca inferior al histórico 6,8% que se registró en 2013.

“La Cepal estima que la economía crecerá un 4,5%, gracias, sobre todo, a la demanda interna. El Gobierno ha programado otro aumento sustancial de la inversión pública, lo que amortiguará en parte la desaceleración económica”, señala el documento "Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2015", presentado este miércoles en Santiago de Chile.

El Gobierno bajó sus previsiones del 5,9 al 5%

El gobierno boliviano redujo la previsión de crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) de 5,9 a 5% para este año. El Gobierno atribuyó esta situación a la baja inversión del sector privado.

Desde el Gobierno todavía no se han manifestado en cuanto a la calificación realizada por la Cepal. 

La región solo crecerá un 0,5%

Por otra parte, la Cepal añadió que la economía de América Latina y el Caribe crecerá solo un 0,5 % en 2015. A finales de 2014, el organismo proyectaba un incremento del PIB regional del 2,2 %, luego, en abril, lo recortó al 1% y hoy volvió a reducirlo.

De este modo América del Sur mostrará una contracción del 0,4%, mientras Centroamérica y México tendrán un crecimiento promedio del 2,8% y el Caribe una expansión del 1,7%, señala el informe.

¿Qué ocasiona la desaceleración?

La desaceleración regional está impactada a nivel externo por "el lento crecimiento de la economía mundial durante 2015, en particular la desaceleración de China y las otras economías emergentes, con excepción de la India", que ha llevado a la baja el valor de las materias primas, motor del crecimiento regional, según explicó la Cepal.

Habrá consecuencias

En materia laboral, el estudio advierte que el menor crecimiento tendrá un impacto negativo en el empleo, con un aumento del desempleo a un 6,5 % en promedio, desde el 6 % anotado el año pasado.