En la homilía de ayer, el monseñor Estanislao Dowlaszewicz pidió que las familias se construyan con espíritu de servicio y oración, tomando como ejemplo a la Sagrada Familia, conformada por Jesús, María y José y aprender a amar, perdonar, comprender y esforzarse por mantener la unión.

Advirtió que la destrucción de la convivencia familiar y matrimonial son los consejos que muchas personas allegadas a la pareja les dan, asegurando que la mejor solución es divorciarse para que ambos estén mejor, cuando en realidad deberían darles consejos para salvar el matrimonio y recuperar el amor que los unió. "Qué bonito y provechoso seria si nos esforzáramos más y más en construir nuestras familias, con ese espíritu de servicio, con el espíritu de oración, con este amor mutuo, con una gran capacidad de comprender y de perdonar", señaló.

De igual manera, indicó que en ocasiones hay personas que niegan reconocer el verdadero cimiento de la familia que es el amor entre hombre y mujer, y para que este amor pueda sobrellevarse se debe evitar que este se disuelva, llegando muchas veces a los divorcios, dejando de lado la unión que les dio Dios y la Iglesia.

Por lo tanto, concluyó que la sagrada familia de Nazaret enseña la misericordia, bondad, humildad, dulzura, la comprensión y, de una manera muy especial, nos enseña sobre el perdón entre ambos.
El Papa Francisco el año pasado aconsejó a las familias, que vivan en paz, tranquilidad, y les ha sugerido practicar tres palabras dentro de sus hogares que son permiso, gracias y perdón