Escucha esta nota aquí

Jorge Ávila, gerente general de la Cámara Forestal de Bolivia (CFB), denunció que las importaciones de productos forestales maderables están golpeando drásticamente a la cadena productiva del país.

Explicó que las importaciones de muebles de Brasil fueron en 2013, 38,4 millones de dólares; en 2014, ascendió a 41 millones, y el año pasado se ha disparado a 70 millones.

“Si el Gobierno no asume de manera inmediata medidas paraancelarias para proteger a la industria y a la mano de obra nacional, este sector se va ver destruido con consecuencias de orden socioeconómicas impredecibles”, indicó Ávila.

La CFB anticipa que ya hay 1.000 trabajadores que ha sido despedidos a consecuencia del cierre de empresas laminadoras en Santa Cruz. A esta cifra hay que sumarle unas 50 personas que fueron afectadas por el cierre de otra firma en Cochabamba.