Escucha esta nota aquí

Antonino De Leo, representante de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), indicó que entre los países de América Latina y el Caribe, Bolivia continua con los mayores índices de detención preventiva.

De Leo dijo que cerca del 80% del total de la población carcelaria se encuentra detenida durante el juicio y antes de la emisión de una sentencia.

"Las causas del hacinamiento en Bolivia, primero y ante todo, son los altos niveles de detención preventiva, entre los más altos de América Latina y el Caribe (…), la gente que está privada de libertad es más del 70%, entre el 70% y 80%" de detención preventiva, indicó De Leo.

La Unodc plantea tres objetivos para enfrentar el problema en las penitenciarías: reducir el número de detenidos preventivos, mejorar las condiciones de las personas privadas de libertad y promover su reinserción para prevenir la reincidencia.

La justicia boliviana se caracteriza por el hacinamiento, la retardación judicial y la mala infraestructura carcelaria. Por su parte, el director Nacional de Régimen Penitenciario, Jorge López Arenas, señaló que es fundamental mejorar las condiciones de las penitenciarías de Bolivia.

"La reintegración de la persona privada de libertad va a ser posible también mejorando las condiciones actuales en las que se encuentran las cárceles y eso tiene que ver con el hacinamiento, la infraestructura y todo lo demás", indicó.