Escucha esta nota aquí

Tras el terremoto de 7,8 grados que sacudió Ecuador el sábado, en algunos medios de comunicación, y en especial en redes sociales, se difundió una información sobre un posible "mega sismo" que amenaza Bolivia y a gran parte de Sudamérica. El Observatorio San Calixto, la institución que analiza la actividad sísmica en el país, salió a aclarar este tema para evitar que se difunda información errónea.

"El Observatorio San Calixto ratifica a la opinión pública que no existe un método científico para predecir sismos y por tanto se exhorta a ignorar toda información contraria que solo busca crear pánico", señala esta institución en un comunicado divulgado este jueves.

Puedes ver: ¿Cómo se originan los terremotos?

Otro de los rumores extendidos, y que adelantan un supuesto cataclismo a nivel mundial, es el referido a la relación entre los sismos de Ecuador y Japón, eventos que se produjeron con horas de diferencia.

Sobre este tema, San Calixto aclara que "no hay evidencia de una relación causal entre estos movimientos sísmicos o que los mismos tengan implicaciones en la actividad sísmica en Bolivia"

Los sismos en Bolivia


Según datos del Servicio Geológico Británico se registran 20.000
terremotos al año
, un promedio de 16 con magnitud de 7,0 grados (o más) en la escala de Richter.

Bolivia no es un caso diferente, según información del Observatorio San Calixto solo en el mes de abril, se detectaron 16 eventos sísmicos, el más reciente este jueves. Un sismo de magnitud 4.8 en la escala de Richter se registró en la provincia Sud Lípez del departamento de Potosí, en la frontera con Chile.

Este sismo tuvo una profundidad de 162 kilómetros por lo que es poco probable que se haya sentido y haya causado daños en la superficie.

A más profundidad menos efectos negativos causa un sismo. Por ejemplo, el terremoto en Ecuador el sábado tuvo una profundidad de 10 kilómetros, por lo que fue devastador. 

En 1994 se registró un sismo de 8 grados en San Buenaventura, en el Norte de La Paz, pero su profundidad fue de de 630 kilómetros lo que hizo que la energía no sea tan fuerte en la superficie. 

Si bien no se pueden determinar cuándo se producirá un sismo ni su magnitud esto no significa que eventos como los de Ecuador no sucedan en el país, advierte el técnico del observatorio San Calixto, Teddy Griffiths. 

Tenemos sismicidad todos los días en Bolivia, sismos profundos y superficiales, eso señala que no estamos exentos de cualquier evento que se pudiera dar en cualquier parte de Bolivia tal vez no en la magnitud de lo ocurrido en Ecuador, pero no estamos exentos”, explicó.