Jhan Franco murió a los tres años. Los golpes propinados por su padre acabaron con su vida el domingo pasado en el barrio María Belén de Pailón. Para que este crimen salga a la luz y la justicia se haga cargo tuvo que intervenir la abuela del niño, Petrona García.

La rabia y la tristeza al ver el cuerpo de Jhan Franco lleno de moretes le dieron el valor a Petrona para llegar hasta la comisaría policial de Pailón y acusar a su hija y a su yerno, Estela Mendéz Chávez (19) y Gastón Andia Choque Ayma (30), de ser los autores del crimen.

Antes de relatar cómo se enteró de la muerte de su nieto y que incluso había cuidado por algún tiempo, le pidió al suboficial Vicente Tinta, que recepcionó la denuncia, anotar que ella no parió a Estela, que la había adoptado en pequeña y que Gastón no era le padre de Jhan Franco, sino su padrastro.

La abuela supo que el niño había fallecido recién el lunes cuando Estela se lo comunicó. “Cuando llegué a la casa (de mi hija) vi que el niño estaba muerto, estaba sobre una mesa, lo alcé y revisé, al abrirle la boca vi que tenía un labio reventado y su carita con moretes, después opté por sacarle su ropita y (constaté) que todo su cuerpo estaba moreteado”, contó Petrona.

La pareja ha sido aprehendida y acusada de infanticidio y en las próximas horas será llevada ante un juez cautelar. El fiscal Renzo Pérez es el que está investigando el caso en Pailón. En su declaración al Ministerio Público Gastón confesó que le había dado tres golpes en el abdomen a su hijo y que después lo vio morir.

La médica forense Rafaela Mota, de la morgue municipal de la Pampa de la Isla, señala que el pequeño Jhan Franco murió a causa de un shock hipovolémico producido por los golpes, además de un trauma abdominal y de tórax.