Escucha esta nota aquí

Martín Belaunde apareció este viernes cerca del mediodía en el hotel Buganvillas, en Santa Cruz de la Sierra, para leer un comunicado en el que confirmó que solicitó refugio político ante las autoridades bolivianas y negó haber cometido los delitos por los que la justicia peruana lo busca.

"Confirmo que solicité refugio político el 16 de diciembre de 2014 ante las autoridades bolivianas y desde entonces respeto las condiciones establecidas en la normativa vigente en mi calidad de solicitante", afirmó Belaunde.

El exasesor del presidente peruano, Ollanta Humala, negó rotundamente haber cometido los delitos por los que lo acusa la justicia de su país.

"Yo no he cometido ningún delito ni en el Perú ni en ningún otro Estado, por lo que no existe razón alguna para esconderme. La injerencia política y mediática no permite que sea juzgado de manera transparente e imparcial en Perú", dijo.

Belaunde aseguró que su persecución es un montaje político disfrazado de juicio y responde a intereses de políticos de oposición y algunas personas del Gobierno peruano que controlan el Poder Judicial y el poder mediático.

Reiteró que no cometió ningún delito y manifestó que teme por su seguridad en su país, por lo que vino hasta Bolivia para pedir refugio.

“Jamás he cometido delito alguno ni en el Perú ni en ningún otro Estado. Hoy temo por mi seguridad, no solo jurídica en el Perú, por lo que estoy en Bolivia pretendiendo demostrar que no cuento con garantías suficientes para ser debidamente juzgado en mi país”, afirmó el peruano.

Manifestó su confianza en la justicia boliviana y aseguró que respetará la decisión que tome el Estado boliviano sobre su pedido de refugio.

“Confío en la justicia boliviana y creo firmemente en el respeto que tiene este país por las instituciones y tratados internacionales. Me comprometo a respetar los plazos y procedimientos establecidos por la ley y acataré las decisiones que el Gobierno boliviano tome”, indicó Belaunde.