Escucha esta nota aquí

Entre 2008 y 2014, el sistema de salud cruceño atendió a 780 embarazadas seropositivas al VIH-sida, de las cuales solo 49 dieron a luz a niños portadores del virus, lo que significa un 6,2%. Las autoridades sanitarias consideran alentadoras estas cifras, tomando en cuenta que si las madres infectadas no hubieran recibido la atención y cuidados necesarios durante la gestación, parto y posparto habrían nacido al menos 250 niños con el virus.

El responsable del programa ITS/sida del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Gonzalo Borda, indicó que las medidas de prevención de la transmisión por vía perinatal implantadas desde 2008, han dado lugar a una reducción considerable de la infección de madre a hijo, pero el objetivo es bajar la incidencia al 0%.

Borda pidió a las madres hacer sus controles prenatales, pues la detección oportuna del virus y un control adecuado, que incluya la administración de antirretrovirales a partir de las 14 semanas de gestación y cuidados en el parto y posparto, pueden reducir a 0,39% el riesgo de infección de madre a hijo. Si la mamá con VIH no recibe cuidado, la posibilidad de que su niño nazca con el virus es de entre un 20% y un 25%