Escucha esta nota aquí

Tras los pronunciamientos de EEUU, Chile y de la Secretaría General de la OEA en contra del fallo del Tribunal Constitucional que habilitó una nueva candidatura para la reelección del presidente Evo Morales, el Gobierno boliviano se quejó de un presunto gran aparato político internacional que  conspira en su contra en combinación con la oposición boliviana. 

Con ironía y burla, la bancada de Unidad Demócrata (UD) en el Congreso descartó las conspiraciones que ve el MAS y dijo que las acciones “antidemocráticas del Gobierno” son las que generan esas reacciones en el exterior.

Morales escribió en Twitter: “Qué coincidencia la del Departamento de Estado de EEUU, la oligarquía chilena y la derecha boliviana contra el pueblo boliviano. Claro, ellos, nuevamente quieren dividirnos, robarnos y saquear nuestros recursos naturales”.

Y luego lo ratificó en un discurso en Cochabamba. “No estaba tan seguro”, dijo, pero tras el pronunciamiento de la administración de Donald Trump anunció su postulación en las elecciones de 2019.

EEUU se manifestó “profundamente preocupado” por la decisión del Tribunal Constitucional y señaló que en dos ocasiones, durante la última década, el pueblo boliviano expresó su oposición a la “reelección indefinida”. En 2009, “a través de su abrumador voto a favor de la Constitución actual”.

La segunda cita coincidió con la mencionada por el canciller chileno Heraldo Muñoz y con lo expresado por Almagro el martes: el referéndum del 21-F en 2016, cuando el soberano rechazó la repostulación. El secretario de la OEA acotó en su pronunciamiento que la Convención Interamericana de DDHH citada en la sentencia del TCP “no contempla el derecho a perpetuarse en el poder”.

La ministra de Comunicación, Gisela López, señaló que estas coincidencias “le quitaron la máscara” a estas articulaciones de fuerzas internacionales y  la derecha boliviana. Su colega de la Presidencia, René Martínez, denunció que la labor conjunta de estos actores ha desatado violencia ya en otros países y que no se puede permitir esta labor intervencionista. El senador opositor Arturo Murillo respondió que lo que debiera hacer el MAS es cerrar la Asamblea Legislativa porque ya no hay democracia.

 Las repercusiones

Chile
“Muy triste”

El diputado chileno Jorge Tarud señaló: “Ese es un discurso trasnochado de los años 60. Pensábamos que en América Latina ya no lo íbamos a escuchar. Me parece triste y me solidarizo con el pueblo boliviano porque francamente el no respetar la voluntad popular es salirse de los cauces democráticos, lo que es muy preocupante. Ya tenemos un Gobierno como el de Maduro, y hoy vemos que Bolivia sigue los mismos pasos y transgrede, no puede llamarse socialista, porque lo primero que debe hacer es respetar la voluntad popular. Me solidarizo con Bolivia”. 

Estados Unidos
Embajada
La embajada de Bolivia en La Paz no se pronunció. Sin embargo, repartió ayer el comunicado traducido al español.

A lo Rocha
El ministro de la Presidencia, René Martínez, recordó que en junio de 2002, el entonces embajador estadounidense en Bolivia, Manuel Rocha, advirtió que una votación a favor de Evo Morales iba a poner “en peligro el futuro de la ayuda de los Estados Unidos a Bolivia”. En la conferencia de prensa de ayer, el dignatario de Estado manifestó que con este nuevo episodio la historia se repite.

Recortes

Un viraje
El anterior ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, mostró recortes de prensa de EL DEBER para unir a este medio de comunicación al cártel de la mentira. Ayer, René Martínez lo hizo para testimoniar la acción de Estados Unidos.

Titulares
El ministro resaltó titulares como “EEUU presiona al electorado boliviano para que no vote por Evo Morales”, “EEUU amenaza con cortar ayuda a Bolivia si eligen a Morales”, de 2002, y otros de ayer que se referían a que el país del norte insta a Evo a respetar la voz del pueblo.