Escucha esta nota aquí

La actividad proselitista que cumple el presidente Evo Morales en favor de los candidatos del MAS a las gobernaciones y alcaldías del país abrió el debate sobre el gasto que supone la movilización del equipo presidencial a distintos actos. Según el Presupuesto General del Estado (PGE), solo el mantenimiento del avión presidencial tiene un monto asignado de Bs 20,3 millones para la gestión 2015.

El Ministerio de la Presidencia, que es la cartera de Estado que regula toda la actividad presidencial, tiene asignado para este año la suma de Bs 3.210 millones de presupuesto y, según los documentos oficiales, el 78,38% está destinado a proyectos de inversión. Este Ministerio maneja la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE), que es el programa presidencial, Bolivia cambia, Evo cumple.

El traslado del presidente a las distintas regiones en tiempos electorales es el gasto más significativo, pero existen otros costos adicionales, como el traslado de las ‘avanzadas’ presidenciales, que están conformadas por dos oficiales de policía que viajan uno o dos días antes a los destinos que tendrá Evo Morales; eso implica pasajes y viáticos para esos oficiales.

El jefe de Estado viaja acompañado de un edecan, que se suma al equipo de avanzada que viajó antes; además de los ministros o dirigentes que deben acompañar a Morales en el avión presidencial.

Candidato o presidente
El diputado Javier Zavaleta (MAS dijo que es muy difícil hacer una diferenciación entre las actividades que cumple el presidente por todo el país, al margen de las horas que trabaja, el destino que tiene y la actividad que cumple.

“Por más que vaya a visitar a su hermano, el presidente tiene que tener seguridad y no se puede prescindir de todo el dispositivo, y cuando viaja por motivos de gestión se aprovecha para una actividad paralela; pero no viaja a hacer campaña, sino por gestión y las reuniones son coordinadas”, dijo el legislador.

Según explicaron los propios policías, existe una dirección de coordinación de las actividades y las mismas deben planificarse con anterioridad de una semana para el despliegue de todo el equipo de logística y seguridad; pero este operativo se hace para la autoridad, no para el candidato