Escucha esta nota aquí

El zika cede terreno en América Latina, pero el virus podría propagarse en otras regiones del mundo, advirtió el lunes la OMS, pese a que los científicos no esperan una epidemia en Europa este año.

"La epidemia está claramente en fase descendente en Brasil", declaró Marie-Paule Kieny, subdirectora general de la OMS, que asistía a un coloquio científico organizado en el Instituto Pasteur de París sobre la enfermedad.

"Tal es también el caso en Colombia y en Cabo Verde", agregó Kieny, sin dar cifras de evolución de los casos.
No obstante, acotó que es imposible por el momento saber si habrá una reactivación del virus cuando llegue el próximo verano.

En Brasil se han registrado 1,5 millones de casos de zika y el virus se ha extendido a muchos países de América Latina.
El virus, que se ha propagado en Brasil, en Colombia y en el Caribe desde fines de 2014, esencialmente a través de la picadura del mosquito Aedes aegypti, provoca en la mayoría de los casos una infección leve.

Pero cuando la infección se produce durante el embarazo, puede afectar el cerebro del feto y provocar una microcefalia.

Puede causar asimismo trastornos neurológicos, como el síndrome de Guillain-Barré, enfermedad que provoca parálisis y puede llegar a causar la muerte del paciente.

Las estimaciones prevén entre tres y cuatro millones de casos en el continente americano.

La alta funcionaria de la OMS advirtió que, paralelamente, el número de personas afectadas por el virus del Zika podría aumentar "significativamente" en los próximos meses en las zonas del mundo aún no concernidas por la epidemia.

Pese a que hasta ahora sólo se han registrado unos pocos casos en Europa, con la llegada a este continente de la temporada de los mosquitos, "la posibilidad de una transmisión local combinada con probables transmisiones por vía sexual, podría acarrear un aumento significativo del número de personas afectadas por el zika y de las complicaciones que esto conlleva", estimó Marie-Paule Kieny.