Escucha esta nota aquí

La grabación de una cámara de seguridad en la ciudad rusa de Velíkiye Luki, muestra cómo efectivos detuvieron a una mujer que manejaba ebria y la resistencia que esta opuso a tal punto que comenzó a patear los barrotes hasta quebrarse la pierna.

Cuando los efectivos la introducen en la cárcel la mujer utiliza la fuerza exigiendo que la liberen. Lo curioso es que la mujer intenta romper los barrotes a patadas. Una y otra y otra vez insiste de que es inocente y hasta se impulsa para golpear. 

Pero en el momento menos esperado la pierna hace un movimiento brusco y se rompe. Inmediatamente los efectivos se dan cuenta e ingresan para auxiliarla. La mujer logró su cometido de no permanecer en la celda, aunque fue llevada directo al hospital.