Escucha esta nota aquí

29/04/2015

A cinco días para la celebración de la segunda vuelta para elegir al gobernador de Tarija, las alianzas no están cerradas totalmente, tanto en el MAS, como el opositor UDA. La base universitaria tarijeña desconoció un acuerdo con el candidato oficialista Pablo Canedo, mientras que el sector gremial hizo lo mismo con el opositor Adrián Oliva.

Ayer, el presidente Evo Morales recorrió el Chaco de Tarija con su aspirante y agotó esfuerzos para lograr la aceptación de su militancia hacia Canedo.

El oficialismo busca cerrar filas en los sectores sociales. Un grupo de cocaleros llegó a Tarija para reforzar la campaña de Canedo. Este arribo causó protestas de la oposición y del movimiento cívico tarijeño.

“Traer gente con dinero público para mostrar que tienen apoyo. Eso es lamentable”, reprochó el exaliado del MAS Luis Alfaro, que apoya a Oliva.
Mientras la campaña llega a su último suspiro, el dirigente estudiantil Grover Frías, de la Universidad Juan Misael Saracho, rechazó un acuerdo entre una parte dirigencial de esta casa de estudios y el oficialismo. “No hay el anunciado apoyo, se tomaron decisiones personales”, refutó.

Al otro lado, la dirigente gremial Ana Céspedes negó que su sector haya sellado un pacto político con Oliva y pidió a su cúpula no “mezclar sindicalismo con política”