Escucha esta nota aquí

En estas fiestas los excesos de comida y bebidas alcohólicas producen malestar en nuestro organismo, generalmente al día siguiente a su ingesta.

Uno de los mitos extendidos entre la población es que platos picantes como el fricasé reducen la resaca de alcohol porque nos hacen sudar y así eliminamos toxinas. Sin embargo, el director del Laboratorio de Alimentos y Bebidas de La Paz, Gonzalo Uscamayta, aseguró que la aparente recuperación es solo momentánea y que los efectos adversos para el estómago son peores que la propia resaca, que puede durar varios días.

"Después de beber mucho alcohol nuestro sistema está deshidratado y el estómago se seca. Si entonces ingerimos comida irritante, en el momento nos vamos a sentir mejor, pero después nos va a provocar gastritis e irritaciones estomacales", explicó el experto.

Por ello, recomienda consumir agua fría y caldo de pollo hervido para combatir los efectos del alcohol del día después, además de mayor austeridad y control en el consumo de este tipo de bebidas/ANF