Los restos del niño Jhon Franco Choque Méndez, de tres años, fueron sepultados este martes a la tarde bajo una persistente llovizna, con la resignación de los familiares que recorrieron mas de 1 km. hasta hasta el cementerio, en Pailón.

El niño fue presuntamente asesinado a golpes por su padrastro, Gaston Choque Ayma (30), quien admitió su culpa en las declaraciones ante el fiscal, de Cotoca. Choque indicó que, producto de la golpiza, le fracturó tres costillas y le causó lesiones en el resto del cuerpo.

La abuela materna de la víctima, Petrona García, relató que ella desde pequeño lo crió como a su hijo y vivió con él hasta el mes de marzo, cuando su hija la demandó ante la Defensoría de Pailón. Allí fue cuando García entregó la tenencia del nieto a su hija, Estela Mendéz Chávez (19).

El lunes, al promediar las 7:00, su hija se presentó en el domicilio de García para avisarle que el bebé estaba muerto. Una vez realizada la denuncia ante la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, la Policía trasladó el cuerpo hasta la morgue para la realización de la autopsia.

El informe del médico forense,  Rafael Mota, determinó que la muerte se produjo el domingo por la noche debido a un trauma abdominal con lesión hepática por golpes.  La audiencia esta prevista para este miércoles.