El Gobierno tiene planificado implementar el Sistema Único de Salud (SUS) desde el inicio del 2019, algo que los médicos y autoridades departamentales han puesto en duda pues hasta la fecha no se ha especificado la forma, financiación, manejo y el procedimiento para que este beneficio arranque, al menos así lo manifestó el secretario de Salud de la Gobernación de Santa Cruz, Óscar Urenda, que ratifica de que no hay oposición a que nazca este seguro, pero que tiene que darse en mejores condiciones.

Urenda, en conferencia de prensa, dijo que está faltando raciocinio en el Gobierno y el Ministerio competente y que la posición de la institución de la que forma parte ha sido clara, pues "mientras todo el sistema (de salud) no consensúe, no podemos implementar el SUS".

También se refirió a que no se puede recibir instrucciones de una inscripción en un sistema que todavía no funciona y "del que no sabemos si va a funcionar" y que además "no tenemos nada por escrito, solo promesas y ofertas y que a cuatro días de que acabe el año no se han cumplido". Mencionó la estabilidad laboral, dotación de personal, fortalecimiento de emergencias, de los quirófanos y las terapias como tareas pendientes.

"Los operadores del seguro son los médicos y en este momento ellos no están de acuerdo y mientras (ellos) no nos digan que podemos avanzar, no lo vamos a hacer", enfatizó.

Los médicos por su parte hicieron conocer siete puntos que deben ser atendidos antes de la implementación del SUS, entre los que mencionan que se pide garantizar la dotación de recursos humanos; infraestructura, equipamiento y medicamentos; que el SUS se enmarque en una ley; la inclusión de todos los profesionales en salud pública a la Ley General del Trabajo; el respeto a la Ley 3131 del ejercicio médico profesional y el concurso de méritos para todos los cargos del sistema de salud.